Entradas

Mostrando entradas de agosto 30, 2011

La memoria y el mar, Amancio Prada

Imagen
La marea, en el corazón, me zarandea como un cisne. Me muero en cada canción, de una inocencia al aire libre. Al fin un barco depende, de cómo atraque en el puerto. Mi firmamento se expande, mil años luz, en lo incierto.
Soy el fantasma de luna, que sale en noches de escarcha. Para abrazarte en la bruma, y recogerte en su marcha. En la almadraba de julio, lucía un atún solitario, que parecía rezar, con las perlas de un rosario.
Recuerda el perro de mar, que libramos de condena. Empeñado en enterrar las algas sobre la arena. Late allí también la vida, con su pulmón de franela. Llora el tiempo a la deriva, frío gris que nos espera.
Me acuerdo de aquellas tardes, corriendo sobre la espuma, como caballos salvajes,