domingo, 4 de noviembre de 2012

La familia pobre






Érase una vez una pobre familia que vivía en la calle. Esa pobre familia que soñaba y rezaba todas las noches con tener riqueza. Sus noches eran frías y oscuras y pedían dinero por la calle, desesperados. Una noche rezando la familia por conseguir las riquezas apareció un hada dispuesta a concederles tres deseos que ellos decidieran. La familia hizo una reunión y, como eran cinco, decidieron que dos pedían un deseo; otros dos, otro y el que quedaba el último. 

Lo que pasó es que la familia no pensó en que esa hada no podía cumplir todos los deseos que ellos pidieron porque eran diferentes a los que ella podía conceder. Cuando los tres deseos se pidieron, los comentaron otra vez y dijeron cuáles eran. El primero era tener riquezas; el segundo, vivir en una preciosa y grande casa y, por último, el tercero poder pagar el colegio de los niños. El hada se extrañó de oír aquellos deseos y les dio una nota diciendo que la noche siguiente se cumplirían o no sus deseos.

La noche de los deseos todos rezaron para que se cumpliesen. Vieron a otra hada ir hacia allí, dándoles una nota diciéndoles que sus deseos no eran los adecuados. Ahí la familia comprendió que esa hada no era del tipo de sus deseos y siguieron siendo pobres tal como eran.


nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2012 de la imagen. De los trazos, mi hija Paloma, cuando tenía 9 años.