viernes, 20 de enero de 2012

Brisa, musgo, agua

Yo sé querer como la brisa quiere,
como el agua virtiéndome,


entera, entre resquicios
que va dejando silente el musgo
en la piedra,



despeñándome vehemente,
arrojándome entre areniscas,


sin esperar ni tan siquiera la espera.



Yo sé querer, o sabía o supe.
Yo sólo sé que un día quise.
Y el fuego anudó
mis propias malezas.


Índigo, de trazos e imágenes.