lunes, 30 de enero de 2012

Las mujeres aspiran la casa hacia dentro de los pulmones, Daniel Faria


Las mujeres aspiran la casa hacia dentro de los pulmones 
Y muchas se transforman en árboles llenos de nidos
Así son las mujeres– aunque las casas tengan tejados inclinados 
Por el peso de las aves que allí se cobijan.

Es en la ventana de los hijos donde las mujeres respiran

Sentadas en los escalones mirando hacia ellos y muchas
Se transforman en escaleras

Muchas mujeres se transforman en paisajes

En árboles llenos de niños trepando que se cuelgan
De las ramas - del cuello de las madres hasta que los árboles resplandecen
Llenos de brotes.

Las mujeres aspiran hacia adentro

Y gestan continuamente. Se transforman en huertos
Limpian la casa
Ponen la mesa
Alrededor del corazón.

Traducción: Índigo.



*****  Índigo, de las imágenes y de esta interpretación al castellano del poema de Daniel Faria que puede leerse a continuación en portugués. ******






As mulheres aspiram a casa para dentro dos pulmões

As mulheres aspiram a casa para dentro dos pulmões
E muitas transformam-se em árvores cheias de ninhos - digo,
As mulheres - ainda que as casas apresentem os telhados inclinados
Ao peso dos pássaros que se abrigam.

É à janela dos filhos que as mulheres respiram
Sentadas nos degraus olhando para eles e muitas
Transformam-se em escadas

Muitas mulheres transformam-se em paisagens
Em árvores cheias de crianças trepando que se penduram
Nos ramos - no pescoço das mães - ainda que as árvores irradiem
Cheias de rebentos

As mulheres aspiram para dentro
E geram continuamente. Transformam-se em pomares.
Elas arrumam a casa
Elas põem a mesa
Ao redor do coração.

Daniel Faria
de Homens Que São Como Lugares Mal Situados (1998)

viernes, 27 de enero de 2012

Al hilo del agua



Al hilo del agua, entre reflejos desnudos, gajos de piel absorta entre la arena; al hilo del agua tejiendo recuerdos y desenhebrando atuendos, se desdibujan entresijos entre un laberinto de azules y vientos. Observo. Siento.


Al hilo del agua, se deshacen de sedas que fueron tejiéndoles, en silencio. Vuelan las amarras ligadas a olas, vértebras y tuétanos. Y el agua se adentra suavemente entre raíces, trazando caminos, dibujando órbitas entre suaves movimientos.



Al hilo del agua, se funden los ojos abiertos. Siento el leve temblor de la pupila indómita, acariciando la cámara con tiento. Disparo. Cierro los ojos. Miríadas de sensaciones me inundan. Mar adentro. Aunque es de noche.
Índigo, de trazos e imágenes. Música enlazada: Enrique Morente. Enlace: Al hilo del agua,  un experimento para ver Índigo Horizonte, con vistas dinámicas.

domingo, 22 de enero de 2012

Árboles luciérnaga




Entre adustos rastrojos
arden cenizas
y árboles luciérnaga




Índigo, de imágenes y trazos.

viernes, 20 de enero de 2012

Brisa, musgo, agua

Yo sé querer como la brisa quiere,
como el agua virtiéndome,


entera, entre resquicios
que va dejando silente el musgo
en la piedra,



despeñándome vehemente,
arrojándome entre areniscas,


sin esperar ni tan siquiera la espera.



Yo sé querer, o sabía o supe.
Yo sólo sé que un día quise.
Y el fuego anudó
mis propias malezas.


Índigo, de trazos e imágenes.

miércoles, 11 de enero de 2012

La sonrisa de las piernas, Rosa Alice Branco



LA SONRISA DE LAS PIERNAS (versión: Índigo, poema original: Rosa Alice Branco)


Viniste sin preguntas, como quien camina

por la calle y no para a la entrada de la casa.


Me cortaste el pan en pedacitos, hiciste el nido

en la almohada donde mi sueño duerme


con historias que despliegas en la sabana.


Di color a los nombres con las letras devastadas,


Comí la fruta con tus dedos, apoyé

mi pulgar en tus yemas, entre los duendes


del claro que abriste para el día. Cantaste mi dolor


y de él hice la manta que nos cubre. Volví a ser


la sonrisa de las piernas, el soplo en la voz que llega

allí donde tú estés. Ahora que no hay cercanía


ni lejanía, ni nada que duela, que todo se toca


por dentro del devenir, dejo un nenúfar en la puerta


para aquel que llegue con el fardo de la noche. Y se hace luz

como los pétalos abiertos de tu nombre.



Índigo, de las imágenes y de esta interpretación al castellano del poema de Rosa Alice Branco que se puede leer abajo en el original en portugués.






O sorriso das pernas- Rosa Alice Branco
Vieste sem perguntas, como quem caminha
Pela estrada e não pára à entrada da casa.
Cortaste-me o pão aos pedacinhos, fizeste o ninho
Na almofada onde o meu sono dorme
Com as histórias que desdobras no lençol.
Dei cor aos nomes com as letras devastadas,
Comi a fruta com os teus dedos, deitei-me
entre o polegar o teu médio, entre os duendes
da clareira que abriste para o dia. Cantaste a mina dor
e dela fiz a manta que nos cobre. Voltei a ser
o sorriso das pernas, o sopro na voz que chega
onde estiveres. Agora que não há perto
ou longe, ou coisa que faça mal, que tudo se toca
por dentro de devir, deixo un nenúfar à porta
para quem chegue com o fardo da noite. Et faz-se luz
como as pétalas abertas do teu nome.


lunes, 2 de enero de 2012

De hojas y periferia




Abre la boca el limo.
Dos hojas rozan periferias.
Despejaré barro de los ojos.
Barreré espuma entre las algas.
Y más despojada aún
volveré
a la desnudez
al asombro.
En mi jardín

privado.



Índigo, de trazos e imagen.