miércoles, 20 de septiembre de 2017


nuria p. serrano, Índigo Horizonte 2017, de la imagen.

lunes, 18 de septiembre de 2017


nuria p. serrano, Índigo Horizonte 2017, de la imagen.

domingo, 17 de septiembre de 2017


nuria p. serrano, Índigo Horizonte 2017, de la imagen.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

No olvides sobre todo la armadura, Vasco Gato














No olvides sobre todo la armadura
de la noche,
la aspereza de las estrellas
cuando los ojos son recientes
y la gravitación es un poder
sucinto en las manos.

No olvides sobre todo como los cereales
labran los campos devastados, destilan
prodigio por los surcos de la memoria,
te ofrecen una vida mayor
a cambio de la sal
de los párpados.

No olvides sobre todo mirar despacio.

Traducción e imagen: nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017.


Poema original de Vasco Gato, que puede leerse en Contra Mim Falo, Poesia Reunida, Imprensa Nacional Casa da Moeda 2016. Vasco Gato es un poeta luso nacido en Lisboa en 1978. Tiene publicados doce libros de poesía, reunidos en Contra Mim Falo y también ha escrito una obra de teatro. Se dedica a la escritura y la traducción.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Para el silencio nacemos, Vasco Gato


Para el silencio nacemos
y para una cierta música interior.
Es posible la intimidad con el misterio.
Posible que un día
alguien en el silencio rupestre
ose cantar.

Traducción e imagen: nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017.

Poema original de Vasco Gato, que puede leerse en Contra Mim Falo, Poesia Reunida, Imprensa Nacional Casa da Moeda 2016. Vasco Gato es un poeta luso nacido en Lisboa en 1978. Tras cursar estudios de economía y filosofía sin darles término, decidió dedicarse a la escritura y la traducción.

viernes, 8 de septiembre de 2017


Luz de estío 14

Y digo amor,
con la mirada niña.

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de trazos e imagen.

miércoles, 6 de septiembre de 2017



Luz de estío 13

Nada más suave que una hoja de olivo 
cuando el miedo acaricia.

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de trazos e imagen.

martes, 5 de septiembre de 2017


Luz de estío 12

Hay lágrimas unidas 
por el mismo hilo.

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de trazos e imagen.



viernes, 1 de septiembre de 2017

miércoles, 30 de agosto de 2017

lunes, 28 de agosto de 2017

viernes, 25 de agosto de 2017

Carta a Josefa, mi abuela, José Saramago


En este mundo raro en que vivimos, la carta que Saramago escribió a su abuela en 1968 me parece de plena actualidad y un buen punto de partida para una reflexión sosegada y profunda. Por eso, la he traducido al castellano y os la ofrezco a continuación. José Saramago publicó la crónica Carta a Josefa, mi abuela en el periódico A Capitalde Lisboa, en 1968Años más tarde, se publicó en el libro Deste Mundo e do Outro. Pinchando en la fundación José Saramago podéis ver la página original del periódico con la carta y, también, leerla, completa, en portugués. Ojalá su lectura aquí, o allí, os hable con palabras que sean vuestras.


nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la imagen, la introducción 
la traducción de esta crónica.
Texto original: José Saramago. 

Tienes noventa años. Estás mayor y dolorida. Me cuentas que fuiste la joven más bella de tu época — y yo te creo. No sabes leer. Tienes las manos hinchadas y deformes, los pies maltrechos. Sobre la cabeza llevaste toneladas de paja y leña, baldes llenos de agua. 

Viste salir el sol todos los días. Con todo el pan que amasaste se podría haber hecho un banquete universal. Criaste personas y ganado, y llegaste a meter lechones en tu propia cama para evitar que murieran de frío. Me contaste historias de apariciones y hombres lobo, viejas historias de familia, un asesinato. Pilar de tu casa, fuego de tu hogar — siete veces quedaste preñada, siete veces diste a luz. 

No sabes nada del mundo. No entiendes de política, ni de economía, ni de literatura, ni de filosofía, ni de religión. Heredaste unos escasos cientos de palabras prácticas, un vocabulario somero. Con esto viviste y vas viviendo. Muestras preocupación e interés por las catástrofes y también por lo que pasa en la calle, por las bodas de las princesas, y por si a tu vecina le roban unos conejos. Sientes grandes odios por motivos que ya no recuerdas, grandes devociones que no se deben a  nada concreto. Vives. Para ti, la palabra Vietnam apenas es un sonido extraño que no cabe en el horizonte de legua y media en que te mueves. Del hambre, algo sabes; ya viste izarse una bandera negra en la torre de la iglesia. (¿Me lo contaste tú, o habré soñado yo que tú me lo contabas?).

Contigo va tu pequeño abanico de intereses. Y, no obstante, tienes los ojos claros y eres alegre. Tu risa es como los fuegos artificiales. No he visto reír a nadie como a ti. Estoy delante de ti, y no entiendo. Soy carne de tu carne y sangre de tu sangre, pero no entiendo. Viniste a este mundo y no trataste de saber lo que es el mundo. Llegas al fin de la vida, y el mundo aún es, para ti, lo que era cuando naciste: una interrogación, un misterio inaccesible, algo que no forma parte de tu legado: quinientas palabras, un huerto al que dar la vuelta en cinco minutos, una casa de tejas sueltas y suelo de barro. Aprieto tu mano llena de callos, paso mi mano por tu rostro arrugado y por tus cabellos blancos — y sigo sin entender. Fuiste guapa, dices, y bien veo que eres inteligente. ¿Y por qué entonces te robaron el mundo? ¿Quién te lo robó? Pero de esto tal vez yo sí entienda, y podría decirte el cómo, el porqué y el cuándo si supiese escoger, de entre mis innumerables palabras, las que tú pudieses comprender. Ya no vale la pena. El mundo continuará sin ti — y sin mí. No nos habremos dicho el uno al otro lo más importante. ¿Pero podemos estar seguros de eso? Yo no habré dicho nada porque mis palabras no son las tuyas, ni representan el mundo a ti debido. Me quedo con esta culpa de la que no me acusas — y eso es, si cabe, lo peor. Pero ¿por qué, abuela, te sientas tú a la solana de tu puerta, abierta hacia la noche inmensa y estrellada, hacia el cielo del que nada sabes y por el que jamás viajarás, hacia el silencio de los campos y de los árboles asombrados, y dices, con la tranquila serenidad de tus noventa años y el fuego de tu adolescencia nunca perdida: «¡El mundo es tan bonito, y a mí me da tanta pena morir!»?

Es esto lo que no entiendo — pero la culpa no es tuya.

miércoles, 23 de agosto de 2017



miro las hojas de la encina
a contraluz
su silueta esculpe el aire

oigo las aves cantando
llueve

la lluvia sabe a almizcle cuando la masco


nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de trazos e imagen.

lunes, 21 de agosto de 2017


remontar las ruinas
artimaña de la inocencia
la farola sin armadura
y el nido sin alas que lo sostengan
duele

la boca de los mastines tiene mucha fuerza

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de trazos e imagen.

viernes, 18 de agosto de 2017

Donde la noche, Eugénio de Andrade


No es sino donde la noche
inclina sus ramas
que unos labios hienden
y el silencio

muere.


nuria p.serrano, ÍndigoHorizonte 2017,  de la imagen, y de la traducción del poema de Eugénio de Andrade, cuyo original, Onde a noite, se puede leer en portugués en: Véspera da águaEugénio de Andrade, Assírio & Alvim. ISBN: 978-972-37-1740-2, Febrero 2014.

miércoles, 16 de agosto de 2017

En cada hoja, Eugénio de Andrade



Esta inocencia de agua
te pide ardor
más verde en cada hoja
blancura
ola a ola quebrada
vértigo puro.

nuria p.serrano, ÍndigoHorizonte 2017,  de la imagen, y de la traducción del poema de Eugénio de Andrade, cuyo original, Em cada folha, se puede leer en portugués en: Véspera da águaEugénio de Andrade, Assírio & Alvim. ISBN: 978-972-37-1740-2, Febrero 2014.

lunes, 14 de agosto de 2017



Luz de estío 8

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la imagen.

viernes, 11 de agosto de 2017

Quién y qué está continuamente salvándome, Herberto Helder



¿quién y qué está continuamente salvándome 
̶de qué miedo, de qué peligro, de qué desastre?
pero sólo cuando no me pierdo me adentro
en el agua primera de donde vengo
en la sal primera de donde vengo,
y llego a esta parquedad donde  ̶¡tan parcamente! ̶  me comienzo
                                                             y me acabo y me salvo



nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la traducción y la imagen

Poema original de Herberto Helder, Letra Aberta, Porto Editora, 2016. Letra Aberta es una recopilación de poemas realizada por la viuda de Helder para conmemorar, en 2016, el primer aniversario de la muerte de su esposo.


miércoles, 9 de agosto de 2017


Luz de estío 7


nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la imagen.

lunes, 7 de agosto de 2017

viernes, 4 de agosto de 2017

miércoles, 2 de agosto de 2017

Oh qué belleza sin gramática, Herberto Helder



oh qué belleza sin gramática, qué ferocísimo esplendor;
rosa encarnada por el aire arriba
que es honda curva absurda 
rosa ascendida encendida desde la tierra escindida 
escrita sobre papel pautado y
que el papel arda 
que la extrema flor del cactus se ice entre hojas gruesas y
                                                         coronas de espinas,
pero que sea al fin más perentoria aún
la rosa inmarcesible


nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la traducción y la imagen. 

Poema original de Herberto Helder, Letra Aberta, Porto Editora, 2016. Letra Aberta es una recopilación de poemas realizada por la viuda de Helder para conmemorar, en 2016, el primer aniversario de la muerte de su cónyuge. Como ya comenté en otra ocasión, Heberto Helder, una de las grandes voces de la literatura y la lírica portuguesa, se marchó en 2015, sin hacer ruido. Poeta, traductor, periodista: ecléctico, grande. Y estos son algunos de los poemas suyos que, a lo largo de los años, he ido traduciendo y mostrando en este blog:




lunes, 31 de julio de 2017



Luz de estío 5

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la imagen.



viernes, 28 de julio de 2017


Luz de estío 4


¿Dónde me miraré cuando ya no pueda mirarme 
en tu espejo?

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de trazos e imagen.

miércoles, 26 de julio de 2017




Luz de estío 3


Cuando la primavera pasa y llega el estío, preparas el pequeño baúl. En él guardas los pétalos secos del almendro, las cartas breves que escribiste y quedaron sin sello, el libro sin fin de los sueños y las fotos de un pasado que inventaste para creerlo. Lo envuelves todo con tus ansias y tus miedos y depositas el baúl sobre la mesa donde, lejana, la radio suena, a la espera de que un día, cuando el otoño irrumpa con su canto dulce y sus hojas muertas, lo arrojes al mar con sosiego por si las olas rompen del invierno el descontento.


nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de los trazos.

lunes, 24 de julio de 2017






Luz de estío 2

Te acercas, apacible y dócil, a la transparencia. Tus ojos la nombran cercana y plena. Caminamos juntas desde hace tiempo. Tu paso, antes ligero, es ahora un trotecillo suave y lento. Al borde del agua nos detenemos. Tú te miras. Yo te observo. Cerramos los párpados. La luz de este estío nos llueve por dentro. ¿Cómo negar la evidencia cuando es tal su destello?


nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de los trazos.

sábado, 22 de julio de 2017

sábado, 8 de julio de 2017


Water 5

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la imagen.

jueves, 6 de julio de 2017


Water 4

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la imagen.

miércoles, 5 de julio de 2017



Water 3

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la imagen.

lunes, 3 de julio de 2017


Water 2

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la imagen.


domingo, 25 de junio de 2017


Water 1
nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la imagen.

miércoles, 21 de junio de 2017




Y llegó el solsticio.
Y los vencejos.

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de trazos, vídeo e imagen.




lunes, 19 de junio de 2017



Spring colours 9

Te oí. 
Sucumbí.

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de trazos e imagen.


lunes, 12 de junio de 2017



Mi amigo Gabriel Fernández, fotógrafo amateur que fotografía paisajes de San Miguel de las Dueñas y del Bierzo, ha realizado este vídeo con fotografías mías y con la música y la voz de Luísa Sobral, que tanto me habla y me gusta. Ha ido él eligiendo, sin saber yo nada, las fotografías que quería incluir y ha enmarcado algunas de ellas y editado y procesado el vídeo. Me resulta curioso ver ahora estas fotos "antiguas" juntas. Todas hablan de mí y de mi forma de mirar y de ver, y de mi aprendizaje en la fotografía. Algunas me siguen hablando hoy; el lenguaje de otras ya me es casi ajeno, pero así las "traduje" en su momento y así han quedado plasmadas aquí. Agradezco a Gabriel su edición, su elección y su "lectura", que también es un "retrato" de su forma de mirar e interpretar lo que ve. En su canal de youtube, podéis ver los vídeos que realiza con sus propias fotografías, e incluso con cuadros del Prado. Os los recomiendo.

domingo, 11 de junio de 2017

Te miro y no me ves, Maria do Rosário Pedreira


Te miro y no me ves. La primavera vigila
la floración de las malvas y el girasol retribuye
los favores de la luz. Yo me siento donde creo

que va a estar tu sombra. Y, como el dolor
que persigue la herida, te veo cuando pasas,
pero te veo mejor cuando no pasas. Tú

no me ves, caminas en la geometría vana de
una línea sin puntos; a veces parece que
algo te detiene y te viras  – tal vez
entonces me llames dentro de ti, tal vez hasta
me mires. Pero no me ves.

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la imagen y de esta versión de un poema de la poeta portuguesa Maria do Rosário Pedreira, que puede leerse en portugués en Poesia Reunida, 1ª edición, Quetzal poesia, ISBN 978-989-722-0470.

De Maria do Rosário Pedreira (Lisboa 1959), escritora, editora, poeta, llevo traduciendo poemas y trayéndolos al blog desde 2010. Aquí dejo una pequeña muestra:





Termina hoy la feria del libro de Madrid cuyo país invitado ha sido Portugal, como ya comenté. Termina la feria, sí, pero Portugal, ese país tantas veces ignorado o menoscabado por su vecino de al lado, no termina y aquí seguiré trayendo sus voces y su poesía.

sábado, 10 de junio de 2017

Las estaciones de Bashō, Rosa Alice Branco




Todo lo que camina
cambia de nombre.
Bashō es ahora Bashō.

Los árboles toman el nombre
de sus hojas. En cada rama
el canto de las aves
va tejiendo el verdor.

Los nombres son dulces
cuando el fruto pende.
Las cerezas dan sombra a la boca
que saborea la sed.

Esparcido por el suelo
el nombre de los árboles
con el sabor del viento
en la lengua del crepúsculo.

La espuma del aire
sobre la rama desnuda
donde el nombre
no encuentra reposo.

Bashō entra en Bashō.
Luego dará su nombre
a otro caminante.

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la imagen y de esta versión de un poema de Rosa Alice Branco (Aveiro, 1950) poeta portuguesa que acaba de publicar el libro Il mondo en italiano/O mundo em italiano. El original en portugués del poema que hoy traigo se puede leer en su libro Soletrar o dia, ISBN 85-7531-122-0.

Y estos son algunos de los poemas suyos que he ido traduciendo y trayendo al blog: 




viernes, 9 de junio de 2017

La sabiduría, António Ramos Rosa


La sabiduría es una especie de ignorancia que solo aprehende
lo que es digno de aprenderse.


  
nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la imagen y de la traducción de estas palabras de António Ramos Rosa, que pueden leerse en portugués enEm torno do imponderávelAntónio Ramos Rosa, ISBN: 978-972-8661-87-8, 2012, Editorial Licorne.

António Ramos Rosa, (Faro 1924-Lisboa 2013) fue poeta, dibujante y ensayista. En la editorial Pre-Textos, podéis encontrar en castellano su libro Ciclo del Caballo, en edición bilingüe y traducción de Ángel Campos Pámpano.


Y estos son algunos de los poemas que, lo largo de los años, he ido traduciendo y trayendo a este blog:

Creo en las palabras

Quiero dormir en el agua de las palabras

Donde los dioses se encuentran

Algunos sonidos




jueves, 8 de junio de 2017

Perdonar sin piedad, Herberto Helder




perdonar sin piedad, decía ella

(¿cómo puede ser tan hediondo el mundo?)


nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la imagen y la traducción. Poema original de Herberto Helder, Poemas Canhotos, Porto Editora, 978-972-0-04753-3, Porto Editora, Mayo 2015.

Heberto Helder se marchó en 2015, sin hacer ruido. Poeta, traductor, periodista: grande. Y estos son algunos de los poemas suyos que, lo largo de los años, he ido traduciendo y trayendo a este blog:

Elegía múltiple

Y yo que me olvidé de cultivar...

El viento para, las flores caen...

Que ningún otro pensamiento me doliese...





miércoles, 7 de junio de 2017

Es un lugar al sur, Eugénio de Andrade



Es un lugar al sur, un lugar donde
la cal
amotinada desafía la mirada.
Donde viviste. Donde a veces en sueños

aún vives. El nombre preñado de agua
rezuma en tu boca.
Por caminos de cabras descendías
a la playa, el mar batía

aquellas rocas, estas sílabas.
Los ojos se perdían ahogados
en el fulgor
del último o del primer día.

Era la perfección.

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017de la imagen y de esta versión de este poema de Eugénio de Andrade que puede leerse en portugués en Branco no branco contra a obscuridade, Assírio & Alvim, ISBN 978-972-37-1859-1.

Eugénio de Andrade, seudónimo de José Fontinhas (Beira Baiza 1923, Oporto 2005) fue un poeta, prosista y traductor portugués. Gran poeta, y no solo para la lírica portuguesa, en él todo es esencia y luz, pese a la nostalgia y la tristeza. Os dejo aquí algunos de los poemas que en su día traduje y traje a este horizonte:

En 2002, la editorial Galaxia Gutenberg publicó parte su obra en edición bilingüe de Angel Campos Pámpano con prólogo de Eduardo LourençoMateria Solar y otros libros. Una edición que, desgraciadamente, está descatalogada.

En la editorial Pre-Textos, tenéis a vuestra disposición A la sombra de la memoria, que reúne parte de la prosa de Andrade, en traducción de Martín López-Vega González. Como bien dice la reseña de Pre-Textos, en la obra de Eugénio de Andrade, tanto en poesía como en prosa, ni una sola palabra sobra. 

martes, 6 de junio de 2017

Creación, Nuno Júdice


Cansado, el escultor regresa al trabajo,
y ve erguirse de la piedra la figura que soñó. Un cuerpo
joven, al que dio la desnudez del sol; y un sexo ambiguo,
escondido tras un velo que dudó en rasgar como
si no quisiese determinar si las formas del busto
pertenecían a hombre o mujer. Pero el conjunto
tenía un movimiento que obedecía al soplo del deseo
y él mismo deseaba que el andrógino se revelase
en aquel rostro al que no infundió la expresión
final, pues aún buscaba el modelo. Y, en ese momento,
supo que nunca terminaría la estatua para
que ni él mismo supiese en qué dirección
iba su voluntad, y se entregase al vacío
de aquellos labios, a la indecisión de los párpados, a unos senos
apenas esbozados, como si tuviese ante sí
un espejo, y el espejo devolviese a su espíritu
la duda sobre sí mismo.

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de la imagen y de esta versión del poema Criação de Nuno Júdice, que puede leerse en portugués en A Convergência dos Ventos, Publicações D. Quixote, ISBN 978-972-20-5859-9.

Y si queréis leer aquí otras entradas de este blog con poemas de Júdice, podéis pinchar en:

Invocación


Cómo se hace el poema


Plano

La vida

La voz que nos rasgó por dentro

Nuno Júdice, ensayista, poeta, profesor e investigador, nació en 1949 en Mexilhoeira Grande. En 2013, obtuvo el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. En la editorial Pre-Textos, podéis leer en castellano su libro: El orden de las cosas, traducido por Juan Carlos Reche.