jueves, 24 de enero de 2013

El arte de la amistad





"Para Jacques Prévert, la amistad es fundamental. Una mirada le basta. En un abrir y cerrar de ojos, Prévert sabe reconocer a un nuevo amigo. La ilustradora Jacqueline Duhème conoció a Prévert en las clases que tomaba con Henri Matisse para la creación de la Chapelle du Rosaire, de Vence. Jacqueline resume a la perfección la génesis de las amistades de Prévert: “Desde el principio, sabe hacerse una idea clara de las personas que ve por primera vez. Parece como si las conociera desde siempre y su primer contacto es amistoso, o no lo es”. Ahí está la quintaesencia; inútil tergiversar: con Jacques Prévert, la amistad nace de una corazonada, de un reconocimiento instintivo, casi visceral”. A lo que Duhème añade: “Cuando Jacques ofrece su amistad, ésta es sólida y fiel. No cuenta el tiempo que dedica a sus amigos pero exige a cambio una lealtad sin falla. A este fulgor inicial sucede en efecto una fidelidad amistosa de toda una vida.”



Así se inicia el libro que vi en el escaparate de la librería La Hune, al pasear el 22 de diciembre pasado, con mi amiga Christine por las calles de Saint Germain des Près, en París. El libro, titulado L'amitié selon Prévert, me sirve hoy de excusa para agradecerle a mi querida Christine, a la que conozco desde hace 17 años, nuestra vieja y sólida amistad. Gracias por poner a Prévert "sous le sapin de Noël". Gracias por "partager tout à fait l'idée que se fait Prévert de la naissance de l'amitié" y por decirme "que tu peux l'appliquer à toi et à moi".  Gracias es poco, Christine.



Sirva también para agradecer, a tod@s los que pasáis por esta casa en el aire, vuestros comentarios, vuestras visitas y vuestra fidelidad. Algun@s ya formáis parte de mí. Gracias a tod@s por el tiempo y la belleza compartidos. A ratos, cuando siento el impulso de volver a mi isla y cerrar este horizonte, ese viejo arte de la amistad me hace reconsiderar la decisión y volver aquí a compartir algunos sueños y anhelos índigos.






©Índigo-2013, de trazos e imágenes, y de la traducción del inicio del libro mencionado. ©Léo Ferré de la canción enlazada: À Saint Germain des Prés.