viernes, 1 de marzo de 2013

Desde Granada





DESDE Granada subimos hasta Víznar. Vagamos por el borde sombrío del barranco. -¿Dónde?, decíamos. Era el otoño. Los hermanos, las viudas, los hijos de los muertos venían con grandes ramos. Entraban en el bosque y los depositaban en algún lugar, inciertos, tanteantes. ¿En dónde había sucedido? – Lo mataron a él, decía la mujer, pero aquí también mataron a otros muchos, a tantos, a esos que ahora nadie ya recuerda. Él ya no es él, le dije. Es el nombre que toma la memoria, no extinguible, de todos.

(Víznar, 1988)

©José Ángel Valente. Fragmentos de un libro futuro, Galaxia Gutenberg, Círculo de Lectores, pág. 49. ISBN 84-8109-312-2.





©Índigo (Nuria P. Serrano), de las imágenes. No te olvides de pinchar en los enlaces...