jueves, 2 de diciembre de 2010

Duerme, amor mío... , Maria do Rosário Pedreira



Duerme, amor mío, que el mundo ya ha visto otras muertes
hoy y yo estoy aquí, guardiana de las pesadillas.
Cierra los ojos ahora y serénate; lo peor ya pasó
hace mucho tiempo; y el viento amainó; y mi mano
desvía los pasos del miedo. Duerme, amor mío.

la muerte está escondida bajo las hojas de la tierra donde naciste
y puede izarse como un pájaro en cuanto te
adormezcas. Mas nada temas: sus alas de sombra
no van a derrumbarme; yo ya morí muchas veces
y ahora es de la vida de quien tengo más miedo. Cierra los ojos

ahora y serénate que la puerta está cerrada; y los fantasmas
de la casa que el jardín devoró andan perdidos
en las brumas que lancé en el camino. Por eso, duerme,

amor mío, arroja la tristeza a la puerta de mi cuerpo y
nada temas: yo ya oí el silencio, ya vi la oscuridad, ya
olí la muerte encaramada en los espejos y estoy aquí,
guardiana de las pesadillas; la noche es un poema
que sé de memoria y voy a recitártelo hasta que te adormezcas.


Índigo (nuria p.serrano), de la imagen y la traducción de un poema de Maria do Rosário Pedreira.