miércoles, 11 de enero de 2012

La sonrisa de las piernas, Rosa Alice Branco



LA SONRISA DE LAS PIERNAS (versión: Índigo, poema original: Rosa Alice Branco)


Viniste sin preguntas, como quien camina

por la calle y no para a la entrada de la casa.


Me cortaste el pan en pedacitos, hiciste el nido

en la almohada donde mi sueño duerme


con historias que despliegas en la sabana.


Di color a los nombres con las letras devastadas,


Comí la fruta con tus dedos, apoyé

mi pulgar en tus yemas, entre los duendes


del claro que abriste para el día. Cantaste mi dolor


y de él hice la manta que nos cubre. Volví a ser


la sonrisa de las piernas, el soplo en la voz que llega

allí donde tú estés. Ahora que no hay cercanía


ni lejanía, ni nada que duela, que todo se toca


por dentro del devenir, dejo un nenúfar en la puerta


para aquel que llegue con el fardo de la noche. Y se hace luz

como los pétalos abiertos de tu nombre.



Índigo, de las imágenes y de esta interpretación al castellano del poema de Rosa Alice Branco que se puede leer abajo en el original en portugués.






O sorriso das pernas- Rosa Alice Branco
Vieste sem perguntas, como quem caminha
Pela estrada e não pára à entrada da casa.
Cortaste-me o pão aos pedacinhos, fizeste o ninho
Na almofada onde o meu sono dorme
Com as histórias que desdobras no lençol.
Dei cor aos nomes com as letras devastadas,
Comi a fruta com os teus dedos, deitei-me
entre o polegar o teu médio, entre os duendes
da clareira que abriste para o dia. Cantaste a mina dor
e dela fiz a manta que nos cobre. Voltei a ser
o sorriso das pernas, o sopro na voz que chega
onde estiveres. Agora que não há perto
ou longe, ou coisa que faça mal, que tudo se toca
por dentro de devir, deixo un nenúfar à porta
para quem chegue com o fardo da noite. Et faz-se luz
como as pétalas abertas do teu nome.