Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2013

Humedad, esencia, larva

Imagen
Cuando a la soledad del nombre que nunca pronuncio le crecen alas, mueve horizontes, arde lleno de savia y expande la mirada. Entonces, esa soledad de cuyo nombre no quiero acordarme se hace humedad, esencia, sudor y nácar. Yo digo: libélula. Ella dice: larva. Cuando al vientre del túmulo que ella cobija le aturden las alas, vuelve, vago, manso, suave, el machacón recuerdo lejano: morimos cada noche en lo más hondo de nuestro lecho y algunas noches renacemos al izarnos. Otras, en cambio, caminamos por el día como si fuésemos ese muerto que debió quedar en el lecho. Agazapado. Y llueve. Nos llovemos. De voraz llovizna y fango. nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2013 , de trazos e imágenes.

Vestigios – Al Berto

Imagen
  Vestigios   Traducción:  nuria p. serrano,  ÍndigoHorizonte  2013. Original: Al Berto. tiempo atrás cuando creíamos en la existencia de la luna nos fue posible escribir poemas y envenenarnos boca a boca con el vidrio molido por las salivas prohibidas – tiempo atrás los días fluían con el agua y limpiaban los líquenes de las inmundas máscaras hoy ninguna palabra puede ser escrita ninguna sílaba permanece en la aridez de las piedras ni se expande por el cuerpo extendido en el cuarto de herrumbre y alcohol  –  se pernocta donde se puede  –  en un vocabulario reducido y obsesivo –  hasta que el relámpago fulmina la lengua y no se consiga oír nada más a pesar de todo seguimos repitiendo gestos y bebiendo la serenidad de la savia –vamos fiebre de cedros arriba– hasta que tocamos el místico arbusto estelar y el misterio de la luz nos fustiga los ojos en una euforia torrencial nuria p. serrano,  Ín

Lisboa: siete miradas en busca de una complicidad (VII)

Imagen
  © Índigo - 2013 (Nuria P. Serrano), de las imágenes.

Lisboa: siete miradas en busca de una complicidad (VI)

Imagen
Fue en Lisboa pero podría haber sido en Madrid, Barcelona, Atenas, Roma, Milán... y tantos lugares más. © Índigo – 2013 (Nuria P. Serrano), de trazos e imágenes.

Lisboa: siete miradas en busca de una complicidad (V)

Imagen
Relajación,  bullicio,  observación.  Humo, neblina, dulzor. Agua, calma, observación. © Índigo – 2013 (Nuria P. Serrano), de imágenes y trazos.

Lisboa: siete miradas en busca de una complicidad (IV)

Imagen
Concentradas. Con las cartas sobre la mesa. (pincha en la imagen para agrandarla y ver mejor las cartas ) © Índigo (Nuria P. Serrano), de imagen y trazos.

Iris

Imagen
Arco iris -  © Mario Benedetti A veces por supuesto usted sonríe y no importa lo linda o lo fea lo vieja o lo joven lo mucho o lo poco que usted realmente sea sonríe cual si fuese una revelación y su sonrisa anula todas las anteriores caducan al instante sus rostros como máscaras sus ojos duros frágiles como espejos en óvalo su boca de morder su mentón de capricho sus pómulos fragantes sus párpados su miedo sonríe y usted nace asume el mundo mira sin mirar indefensa desnuda transparente y a lo mejor si la sonrisa viene de muy de muy adentro usted puede llorar sencillamente sin desgarrarse sin desesperarse sin convocar la muerte ni sentirse vacía llorar sólo llorar entonces su sonrisa si todavía existe se vuelve un arco iris.

Lisboa: siete miradas en busca de una complicidad (III)

Imagen
Cómplice, me pintó con la mirada. Y no de añiles, precisamente. ©Índigo (Nuria P. Serrano), de trazos e imágenes. Tras el comentario de Luis, respecto a la moto... añado la misma imagen con otro corte, en color y en ByN pero casi con la misma mirada... o tal vez no...

Lisboa: siete miradas en busca de una complicidad (II)

Imagen
© Índigo (Nuria P. Serrano), de la imagen.

Lisboa: siete miradas en busca de una complicidad

Imagen
© Índigo (Nuria P. Serrano), de la imagen.

Desde Granada

Imagen
DESDE Granada subimos hasta Víznar. Vagamos por el borde sombrío del barranco. -¿Dónde?, decíamos. Era el otoño. Los hermanos, las viudas, los hijos de los muertos venían con grandes ramos. Entraban en el bosque y los depositaban en algún lugar, inciertos, tanteantes. ¿En dónde había sucedido? – Lo mataron a él , decía la mujer, pero aquí también mataron a otros muchos , a tantos, a esos que ahora nadie ya recuerda. Él ya no es él, le dije. Es el nombre que toma la memoria, no extinguible, de todos . ( Víznar, 1988 ) © José Ángel Valente . Fragmentos de un libro futuro, Galaxia Gutenberg, Círculo de Lectores, pág. 49. ISBN 84-8109-312-2. © Índigo (Nuria P. Serrano), de las imágenes.  No te olvides de pinchar en los enlaces...