viernes, 15 de octubre de 2010

Sentada en el tocón


Me senté en el tocón de un aliso, en las Majadas, y vi el agua, lenta, que se iba. Cerré los ojos: yo era parte del agua que fluía, que se iba y se me iba.

Índigo, de trazos e imagen.