martes, 12 de julio de 2011

Ella


Ella se hizo de luz para mi boca.
Me envolvió en su tul de iridiscencias
y ya sólo quiero ser matiz para sus ojos.
O agua, o piedra, o curva, o reflejo.

Y sentir sus escuetas patas de libélula.

Índigo, de trazos e imagen.