martes, 28 de febrero de 2012

¿Malos tiempos para la lírica pública?


Ella desmantela. Ellos desmantelan. Ella también desmantela.



Y nosotros mañana saldremos de las aulas desmanteladas para expresar fuera de ellas nuestra indignación por todo lo que se está desmantelando.




Y aunque corran malos tiempos para la lírica y para la educación pública, seguiremos pintando, aunque sea entre trozos deshilachados

Índigo, de trazos e imágenes tomadas en julio pasado en Sol, en Madrid.

domingo, 26 de febrero de 2012

Te alzaste diáfana mientras esperabas, José Rui Teixeira



Te alzaste diáfana mientras esperabas
el silencio purificado del fin. Me refiero
a una luz misteriosa, como la de la luna de oriente
o antiguos lupanares. La suspensión de un grito
sobre las islas o mañanas de lluvia.
pero me dijiste: partimos siempre más
de lo que llegamos. Yo permanecí parado
en la periferia del movimiento de tu cuerpo,
la muerte esparcida como ropa
por el suelo de tu cuarto.


Índigo (nuria p.serrano) de las imágenes y de esta versión en castellano del poema de José Rui Teixeira, que puede leerse en portugués en Diaspora, Cosmorama. Segunda Edición. 2011

jueves, 23 de febrero de 2012

Te alzaste diáfana aquellos días, José Rui Teixeira




Te alzaste diáfana aquellos días,
incendiabas la realidad con sólo mirarla
con fuerza y yo asistía redimido a la multiplicación
de panes y peces en el silencio circunscrito
de tu cuerpo. Contenía la respiración
sobre los hombros y mi pensamiento
era una lengua de fuego. Los espejos
superpuestos a la orilla del gran río,
la omisión de tu nombre como una máscara
o la antecámara de un sepulcro vacío.

Índigo (nuria p.serrano), de la imagen y de esta versión en castellano del poema de José Rui Teixeira, Diaspora, Cosmorama. Segunda Edición. 2011

martes, 21 de febrero de 2012

Reflejos y oídos




Dime. Te escucho.








¿Dónde empieza y acaba el carnaval?


Índigo, de trazos e imágenes.

domingo, 19 de febrero de 2012

Respuesta, José Hierro




Quisiera que tú me entendieras a mí sin palabras.
Sin palabras hablarte, lo mismo que se habla mi gente.
Que tú me entendieras a mí sin palabras
como entiendo yo al mar o a la brisa enredada en un álamo verde.


Me preguntas, amigo, y no sé qué respuesta he de darte,
hace ya mucho tiempo aprendí hondas razones que tú no comprendes.
Revelarlas quisiera, poniendo en mis ojos el sol invisible,
la pasión con que dora la tierra sus frutos calientes.


Me preguntas, amigo, y no sé qué respuesta he de darte.
Siento arder una loca alegría en la luz que me envuelve.
Yo quisiera que tú la sintieras también inundándote el alma,
yo quisiera que a ti, en lo más hondo, también te quemase y te hiriese.
Criatura también de alegría quisiera que fueras,
criatura que llega por fin a vencer la tristeza y la muerte.


Si ahora yo te dijera que había que andar por ciudades perdidas
y llorar en sus calles oscuras sintiéndote débil,
y cantar bajo un árbol de estío tus sueños oscuros,
y sentirte hecho de aire y de nube y de hierba muy verde...


Si ahora yo te dijera
que es tu vida esa roca en que rompe la ola,
la flor misma que vibra y se llena de azul bajo el claro nordeste,
aquel hombre que va por el campo nocturno llevando una antorcha,
aquel niño que azota la mar con su mano inocente...


Si yo te dijera estas cosas, amigo,
¿qué fuego pondría en mi boca, qué hierro candente,
qué olores, colores, sabores, contactos, sonidos?
Y ¿cómo saber si me entiendes?
¿Cómo entrar en tu alma rompiendo sus hielos?
¿Cómo hacerte sentir para siempre vencida la muerte?
¿Cómo ahondar en tu invierno, llevar a tu noche la luna,
poner en tu oscura tristeza la lumbre celeste?


Sin palabras, amigo; tenía que ser sin palabras como tú me entendieses.


José Hierro, De "Alegría" 1947




Índigo, de las imágenes

sábado, 18 de febrero de 2012

Enmascara



¿Sólo Don Carnaval en máscara enmascara la luz difusa que la curva nebulosa puntea?

Índigo, de trazos e imagen.

viernes, 17 de febrero de 2012

¿Qué trepida entre manos de hielo y lagrimeos de fuego?


¿Una escarcha de nube?
¿Un horizonte de azufre?


¿Unas aguas de acero?


¿Un ramillete de luz?



¿Un instante de sosiego?


Y un diminuto arcoíris
para hilvanar hielo y fuego
desde los afectos...

Para Luis, de Óptica Fija, y su hermano. Con afecto.


Índigo, de trazos e imágenes. Miles Davis y John Coltrane enlazados en la dedicatoria.

jueves, 16 de febrero de 2012

Intrépido fuego




¿Qué trepida entre manos de hielo…


y lagrimeos de fuego?

Índigo, de trazos e imágenes.

miércoles, 15 de febrero de 2012

De garras y nubes



Y las águilas deshilachan las nubes
con sus garras con forma de dedos.



Índigo, de trazos e imágenes.

lunes, 13 de febrero de 2012

Húmedo vientre de hielo


Bebí del vientre fértil de la tierra.
Sus párpados gruesos, sus finos labios de acero.

¿Fascinación o quimera?
Sentí su suave humedad erizada.
Su rostro de hielo, su frágil y escueto cabello.
¿Fascinación o quimera?
Horizontes de agua en sus pómulos intensos.
Nariz roma, afrutada, acuosa, sedosa, pequeña.
¿Fascinación o quimera?

Sentí su yacente placidez: saberse puro fuego.
Vi su barbilla afilada y fúlgida, incendiándose de hielo.
¿Fascinación o quimera?
No sé. Ya no lo recuerdo.
Sólo advertí la incandescencia de unos dedos ávidos,
rasgando su rotundo y húmedo vientre de hielo.





Índigo, de trazos e imágenes.

viernes, 10 de febrero de 2012

Niño, Maria Eulália Macedo




Niño fue éxtasis,
Fue pez, fue sal, fue placenta
Niño fue instante de asombro
Fue grito, fue risa, fue sueño
Niño fue dolor, fue victoria
Fue temor, aceptación y abandono.
Niño es pájaro, es luna,
Es piedra, es nube, es lana.


Niño es afán, es prisa, es lentitud.
Niño es ausencia de engaño.
Tan exacto como el sol plúmbeo...
Niño es puerta de entrada, es rumbo,
Es fruto, es mano dada.
Tan abierto, tan confiado
Y tan perdido en su mundo…

*** Índigo de todas las fotografías y de esta versión del poema de Maria Eulália Macedo, O Menino, que puede leerse a continuación en portugués. Por esas paradojas de la vida supe de la existencia de Maria Eulália y de su poesía justo en el momento de su muerte, cuando José Rui Teixeira le dedicó una carta de despedida en su blog, una carta de una delicadeza y ternura tales que quizá, algún día, y con el permiso de José, la traiga por aquí.***



O menino, Maria Eulália Macedo

Menino foi êxtase
Foi peixe, foi sal, foi placenta
Menino foi instante de pasmo
Foi grito, foi riso, foi sono
Menino foi dor, foi vitória
Foi susto, aceitação e abandono.
Menino é pássaro, é lua,
É pedra, é nuvem, é lã.
Menino é ãnsia, é pressa, é lentidão.
Menino é sem engano.
Tão exacto o o sol a prumo…
Menino é porta de entrada, é rumo,
É fruto, é mão dada.
Tão aberto, tão confiado
E tão perdido em seu mundo…
Maria Eulália Macedo





miércoles, 8 de febrero de 2012

Palabra mágica, Carlos Drummond de Andrade






Cierta palabra duerme en la sombra
de un libro raro.
¿Cómo desencantarla?
Es la señal de la vida
la señal del mundo.
Voy a buscarla.

Voy a buscarla toda la vida
en el mundo entero.
Si tarda el encuentro, si no la encuentro,
no desespero,
sigo buscándola.

Sigo buscándola, y mi búsqueda
acabará siendo
mi palabra.

Carlos Drummond de Andrade, en 'Discurso de la Primavera'

 

***Índigo de las imágenes y de esta versión en castellano del poema de Carlos Drummond de Andrade que puede leerse a continuación en portugués***


Palavra mágica
Certa palavra dorme na sombra
de um livro raro.
Como desencantá-la?
É a senha da vida
a senha do mundo.
Vou procurá-la.

Vou procurá-la a vida inteira
no mundo todo.
Se tarda o encontro, se não a encontro,
não desanimo,
procuro sempre.

Procuro sempre, e minha procura
ficará sendo
minha palavra.

Carlos Drummond de Andrade, in 'Discurso da Primavera'

domingo, 5 de febrero de 2012

Constante Diálogo, Carlos Drummond de Andrade




Hay tantos diálogos
Diálogo con el ser amado
                        el semejante
                        el diferente
                        el indiferente
                        el opuesto
                        el adversario
                        el sordomudo
                        el poseso
                        el irracional
                        el vegetal
                        el mineral
                        el innombrado


Diálogo consigo mismo
                        con la noche
                        los astros
                        los muertos
                        las ideas
                        el sueño
                        el pasado
                        el futuro futuro

Escoge tu diálogo
y
tu mejor palabra
o
tu mejor silencio.


También en el silencio y con el silencio
dialogamos.


****Índigo de las imágenes y de esta versión del poema de Carlos Drummond de Andrade, en “Discurso de Primavera”, que puede leerse a continuación en portugués***



Constante Diálogo, Carlos Drummond de Andrade

Há tantos diálogos

Diálogo com o ser amado
o semelhante
o diferente
o indiferente
o oposto
o adversário
o sordo-mudo
o possesso
o irracional
o vegetal
o mineral
o inominado


Diálogo consigo mesmo
                         com a noite
                         os astros
                         os mortos
                         as ideias
                         o sonho
                         o passado
                         o mais que futuro

Escolhe teu diálogo
e
tua melhor palavra
ou
teu melhor silêncio.

Mesmo no silêncio e com o silêncio
dialogamos.


Carlos Drummond de Andrade, in “Discurso de Primavera”

viernes, 3 de febrero de 2012

Bramido en blanco y negro



Sólo musitó un deseo: ¡desnúdame!
Atónita, ante este bramido inesperado,
no supe qué decir, ni cómo hacer.



Desconcertada, tomé la cámara
y, desde mi refugio, disparé
para marcharme después.

Índigo, de trazos e imagen.