viernes, 30 de octubre de 2015

Prematuros ojos, Mia Couto


©Índigo-2015 (nuria p.serrano), de la imagen.

PREMATUROS OJOS
Traducción: ©Índigo-2015 (nuria p.serrano)
Original: ©Mia Couto

Mucho antes de mí,
mis ojos
iban desnudando el mundo.

Lo que fuera ropa
había caído en un oscuro abismo,
desolada ave bajo la lluvia.

Y no era ropa,
era alma de gente,
sueños en busca del tiempo.

Inclinada en la orilla,
la lavandera sabe:
no es la ropa lo que aclara.
Es el propio río lo que lava.

Y en su vientre,
donde la luz se arrodilla,
cierta vez se deshizo
la trenza ciega del Tiempo.

Por eso, madre,
mis ojos son tuyos.

Y no sirven para ver.

Apenas para recordar.

Lo que antes de ser luz
fue palabra y cuerpo.


©Índigo–2015 (nuria p.serrano) de la imagen y de esta versión del poema Prematuros Olhos de ©Mia Couto, que puede leerse en portugués en vagas e lumes, 1ª edición, 2014 ©Caminho, ISBN 978-972-21-2716-5.

viernes, 23 de octubre de 2015










©Índigo-2015 (nuria p.serrano), de trazos e imagen.


la loba huele la nieve
la fuente teje
su transparencia

lunes, 19 de octubre de 2015






PARA DAR AL ROSTRO LA SUSTANCIA SUAVE
Traducción e imagen: nuria p.serrano, ÍndigoHorizonte-2015
Original: António Ramos Rosa


Para dar al rostro la sustancia suave
de una corola aérea o de un fruto indolente
para que la metáfora viva de la rosa coincida con la boca
para que ascienda del vientre la columna de agua armoniosa
para beber las lámparas abiertas de un pecho liberado
es preciso que el cuerpo se torne órgano del mundo
y sin ornamentos brasero puro de la desnudez
Escribir solo con la minuciosa indolencia del amante
que boga en una nube límpida de pura adoración
y surca la materia deseada y abre el mundo por dentro


©Índigo-2015 (nuria p.serrano) de la imagen y la traducción del poema de ©António Ramos Rosa cuyo original, Para dar ao rosto a substância suave, se puede leer en: Génese, António Ramos Rosa, Roma Editora, Abril 2007, ISBN: 972-8490-55-0.




viernes, 16 de octubre de 2015



©Índigo-2015 (nuria p.serrano), de trazos e imagen.

Solo en soledad el colibrí el ala
la tierra alba la sangre la ceniza
y el punzón de la oruga en la orilla
la carne en el templo de la ofrenda
la dicha la locura alada hormiga
el barro húmedo sosiego de la médula
el gozne el huracán la herradura
y el punzón de la oruga que no miente.
Nunca.

viernes, 9 de octubre de 2015




©Índigo-2015 (nuria p.serrano), de trazos e imagen.

Cuatro dedos para la calma
tres, solo tres, y el alba
para la llama


viernes, 2 de octubre de 2015







©Índigo-2015 (nuria p.serrano), de trazos e imagen.

EL MANANTIAL
©Índigo-2015 (nuria p.serrano)

Aún recuerdo el manantial. 
Y su misterio.
Ha pasado mucho tiempo ya,
pero aún lo recuerdo.
Es un arpegio vago como un eco,
un murmullo de olas sin orilla.
Sin embargo, al cerrar los ojos,
ulula en mí su aullido inconfundible
y me empapa la densidad de su caricia,
y su pálpito de gacela líquida.
En esta tempestad que ahora me habita
es el manantial mi mejor herida.
Como albatros se anuda a mi cuello,
crepita de esperanza como un sueño,
incendiándome de lluvia enfebrecida,
y en mi umbral de tierra y espiga
siento el frenesí del agua,
la delicia que limpia la fisura.