viernes, 21 de abril de 2017





















Te hablaba como si supieras, pero no sabías.
O no querías saber.
No querías perder lo más bello, decías.
Pero es irremediable perder las hojas.
Como irremediable es no perder el miedo.
Ese que te atenaza cuando piensas que, 
al menos, no quieres perder lo más tuyo.
Eso que, irremediablemente, ya perdiste
hace tiempo.
Si Tiresias era ciego y veía, 
¿por qué tú, que también eres ciega, no ves?


nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de trazos e imagen.