jueves, 13 de diciembre de 2012

Epifanía en añil



Hay paisajes en añil. No se buscan. Se encuentran. Basta con cerrar bien los ojos sin apretarlos mucho. Así llegué hace tiempo al blog de Luis Serrano, gran bloguero y excelente persona, de esas que llevan ética y estética mar adentro y a la que tuve la suerte de ver y conocer en Madrid. Por eso, cada vez que abro su blog, mis ojos se visten de añiles suaves y a la vez intensos. Como cuando paseo por el campo y de pronto el arcoíris se abre ante mis ojos en un pequeño rincón bruma y sin una sola gota de lluvia. Son esas pequeñas cosas sencillas que me conmueven y me incitan a buscar un poema, o unas palabras que acaricien los añiles y los vuelvan aún más marinos. Así fue cuando vi esta imagen azul, tan azul en el blog de Luis, que os recomiendo. Y este fue el poema que saltó a mis ojos para acompañar una imagen tan bella. Gracias, Luis, por tanta inmensidad en color. Y en blanco y negro.


_________© Luis Serrano de la imagen. © Índigo, de los trazos y de esta versión del poema de José Rui Teixeira, que puede leerse a continuación en su versión traducida y original:



La muerte es azul como el solsticio de invierno, José Rui Teixeira

La muerte es azul como el solsticio de invierno.
Dices: no he de sobrevivir al incendio
De los silos. Mas nunca supiste el nombre
de los lirios ni el rumor que precede al diluvio 
en el interior de tu vientre

Trad.: © Índigo, 2012

A morte é azul como o solsticio de inverno, José Rui Teixeira 

A morte é azul como o solsticio de inverno.
Dizes: não hei de sobreviver au incêndio
Dos celeiros. Mas nunca soubeste o nome
Dos lírios nem o rumor que precede o dilúvio 
no interior do teu ventre

© José Rui TeixeiraDiáspora, Cosmorama Ediciones, página 65, ISBN: 978-989-8029-50-8.