viernes, 15 de octubre de 2010

Sentada en el tocón


Me senté en el tocón de un aliso, en las Majadas, y vi el agua, lenta, que se iba. Cerré los ojos: yo era parte del agua que fluía, que se iba y se me iba.

Índigo, de trazos e imagen.

3 comentarios:

  1. Esperaba mientras tanto
    en taberna de Cuenca
    bebía copa de vino tinto.
    No sabía que estaba cerca,
    ni siquiera que existía,
    en silla de aliso sentado,
    su vida lentamente latía.
    Bises

    ResponderEliminar
  2. He sentido esa sensación tantas veces, me ocurre cuando quiero hacer muchas cosas, y choco con la realidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Que prosa poetica tan bella...un abrazo de azpeitia

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.