domingo, 4 de noviembre de 2012

La familia pobre






Érase una vez una pobre familia que vivía en la calle. Esa pobre familia que soñaba y rezaba todas las noches con tener riqueza. Sus noches eran frías y oscuras y pedían dinero por la calle, desesperados. Una noche rezando la familia por conseguir las riquezas apareció un hada dispuesta a concederles tres deseos que ellos decidieran. La familia hizo una reunión y, como eran cinco, decidieron que dos pedían un deseo; otros dos, otro y el que quedaba el último. 

Lo que pasó es que la familia no pensó en que esa hada no podía cumplir todos los deseos que ellos pidieron porque eran diferentes a los que ella podía conceder. Cuando los tres deseos se pidieron, los comentaron otra vez y dijeron cuáles eran. El primero era tener riquezas; el segundo, vivir en una preciosa y grande casa y, por último, el tercero poder pagar el colegio de los niños. El hada se extrañó de oír aquellos deseos y les dio una nota diciendo que la noche siguiente se cumplirían o no sus deseos.

La noche de los deseos todos rezaron para que se cumpliesen. Vieron a otra hada ir hacia allí, dándoles una nota diciéndoles que sus deseos no eran los adecuados. Ahí la familia comprendió que esa hada no era del tipo de sus deseos y siguieron siendo pobres tal como eran.


nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2012 de la imagen. De los trazos, mi hija Paloma, cuando tenía 9 años.

10 comentarios:

  1. Un cuento precioso pleno de imaginación y fuera de lo más trillado, si eso escribía a los 9 años creo que tiene futuro como escritora. La foto estupenda, muy bien en B/N. Felicita a la escritora de mi parte y besos para las dos.

    ResponderEliminar
  2. Al leer que el cuento lo escribió tu hija a la edad de 9 años, he tenido el mismo pensamiento que Leovi, que tu hija tiene futuro como escritora, se le da de maravilla.Felicitala de mi parte.
    Besos para las dos

    ResponderEliminar
  3. Desde luego tu hija tiene un puntazo de realidad a los nueve años que a mi me asombra.
    Es muy real, muy de tener los pies en el suelo y no soñar con lo que se suele soñar a esa edad que suelen ser cuentos con final feliz y sin más.
    Por otra parte la foto es magnifica en el encuadre y en el procesado en b&n.
    De lo mejor que has colgado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Trazos escritos por el corazón y el alma de una niña.
    Creo que nunca deberíamos crecer.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. No me extraña su sensibilidad, si tú eres su madre mi querida amiga.
    Tu hija tiene: ingenio, imaginación, fantasía, si continúa así, será una gran escritora.
    Besitos para ella y otros tantos para ti.

    ResponderEliminar
  6. a fotografia tem um impressionante mistério, o do que não se poder ver o rosto, mas a alma está lá, naquelas costas, naquelas asas dos pombos e dos desejos. belo!!

    ResponderEliminar
  7. Hola querida
    Em Portugal se diz : "Quem sai aos seus não degenera!"
    Um conto real escrito com grande sensibilidade. Só podia vir de uma filha tua..:)
    Beijinho querida amiga

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que rezar no es muy practico, al menos para mí. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me ha parecido precioso y más sabiendo que lo ha escrtio tu hija.
    Feliciatala y anímala para que siga escribiendo lo hace muy bien.
    Un abrazo a las dos.

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.