lunes, 9 de febrero de 2015

Ἀθήνη γλαυκῶπις


Helena mueve la espalda
¿No veis el corcel que gime?
¿No oís su afilada escarcha?
Helena mueve los hombros.
Ruge su carne agitada.
Helena cierra los ojos.
Huele de la luz la daga.
Muertos amortaja Antígona.
Perséfone muerde miradas.
Calipso impávida amante
con náufragos se engalana.
Mas ya la glauca Atenea
serena y aguda y sabia 
blande su grácil templanza
y en suaves ramas de olivo
incendia cual fénix su lanza.

©Índigo-2015 (nuria p.serrano), de trazos e imagen.