miércoles, 7 de septiembre de 2016

Jaula dorada



Continúo la retrospectiva con la que, en su momento, fue segunda entrada de este blog. En este caso, se trata de un poema propio escrito en 2008 y que se quedó guardado en un cajón hasta abrir Índigo Horizonte y plasmarlo en él en 2010. Por la inmediatez de los blogs, fiel reflejo de la rapidez e inmediatez del mundo actual, no solemos ver que una entrada en un cuaderno de bitácora no siempre está relacionada con una vivencia directa y reciente sino, en ocasiones, con experiencias mucho más lejanas que nos hacen crear o recrear lo vivido en trazos, palabras, imágenes, sensaciones, música o poemas.


Ausencia de mí
en esta jaula dorada.
Hastío de barrotes
que hasta mi ausencia sujetan.
Sed de mares y olas.
Y ese perpetuo vaivén
a un adoquín atado.
Viento que me roza
y no me toca.
Un águila atada
sobrevuela
mi cabeza.

Fotografía y poema: nuria p. serrano, Índigo Horizonte 2010. Primera edición de la entrada: Índigo Horizonte 2010. Reedición: Índigo Horizonte 2016.