lunes, 19 de marzo de 2012

Presencia, Mário Quintana


 
Presencia
Traducción: nuria p. serrano, Índigo Horizonte-2012
Original: Mário Quintana.
Es preciso que la nostalgia delinee tus líneas perfectas,
tu perfil exacto y que, apenas levemente, el viento
de las horas ponga un temblor en tus cabellos…
Es preciso que tu ausencia huela
sutilmente, en el aire, a trébol cercenado
a hojas de romero guardadas hace tiempo ya
no se sabe por quién en algún mueble antiguo…
Mas es preciso 
también que sea como abrir una ventana

y respirarte, azul y luminosa, en el aire.
Es precisa la nostalgia para que yo sienta
como siento –en mí– la presencia misteriosa de la vida…
Mas cuando llegas eres tan distinta y múltiple e imprevista
que nunca te pareces a tu retrato…
¡Y he de cerrar los ojos para verte!


Traducción e imágenes: nuria p. serranoÍndigo Horizonte.

6 comentarios:

  1. Es necesaria la nostalgia, para gozar de la lluvia, de las amapolas, del silencio de la tierra. Es necesaria la nostalgia, para acercarse al nacimiento de las emociones, de la palabra que propone ecos en la distancia. Es necesaria la nostalgia, para susurrar en el viento un nombre que nos respira y nos pulveriza la mirada.
    Bellísimo escrito mi querida amiga. Besitos desde mi tierra mineral.

    ResponderEliminar
  2. Estamos, como esas hojas de romero, aromando un mueble antiguo que es el propio cuerpo.

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Nostalgia que nos hace revivir, recordar, saborear... momentos ya pasados.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Deliciosos reflejos, sí se pueden representar como la nostalgia, ya que esta tiende a idealizar de forma perfecta la belleza. Exquisitos sentimientos. Besos.

    ResponderEliminar
  5. No conocía el poema. Qué lindo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. creio ser este o post mais belo que vi por aqui. um poema para sentir, sentir... e os espelhos d'água aprofundando as paisagens. belíssimo acordo! e viva e tua sensibilidade :)

    grande abraço!

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.