sábado, 26 de marzo de 2011

Abrir los ojos, con António Franco Alexandre




Un día abres los ojos y descubres
los inexactos cuerpos mezclados
y te quedas sin saber de qué manera
a este extraño centauro dar nombre.
ya te pasmó la lumbre, cuando viste
una lengua en el sueño de la saliva,
y te reíste, al ser tan blanca la sangre
que en los confines de la noche dormía.
Ahora es tu cuerpo el que busca
al borde del bosque, una hoguera
donde adoptar las manos forma humana
y resolver al fin, mas para siempre,
si ser el sacro emblema del horror
o el primer verso de un poema


Duende
Assírio & Alvim, 2002




¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨

Índigo (nuria p.serrano), de las imágenes y de esta versión del poema de António Franco Alexandre, que leí gracias a Primera Pessoa, blog de Crónicas de Roberto Lima, un lugar donde palabras, música y poesía te hacen abrir los ojos. Obrigada, Roberto.


¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨


5 comentarios:

  1. Bueno que voy a decir del texto. Una maravilla. La imagen está muy bien compuesta. Me gusta ese primer plano de la farola para dar distancia al edificio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El texto es precioso y la imagen como dice Luis muy bien compuesta.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, pues a mi lo que más me gusta es la manera en que logras hacer juego con las imagenes y tus palabras; a eso debo añadir el panorama de aquellos balcones.

    ¡¡¡Me gusto!!!

    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. En cualquier caso que se resuelva en primer verso de un poema. Un bonito final. Un día abres los ojos y descubres... besos.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta que me sigas presentando poemas. Hermosos.
    Pd. Ya compré el disco de Aute. Una delicia.
    Abrazos.

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.