miércoles, 27 de marzo de 2013

Humedades, esencia, larva



Cuando a la soledad del nombre que nunca pronuncio le crecen alas, mueve horizontes, arde lleno de savia y expande la mirada. Entonces, esa soledad de cuyo nombre no quiero acordarme se hace humedad, esencia, sudor, y nácar. Yo digo: libélula. Ella dice: larva.



Cuando al vientre del túmulo que ella cobija le aturden las alas, vuelve, vago, manso, suave, el machacón recuerdo lejano: morimos cada noche en lo más hondo de nuestro lecho y algunas noches renacemos al izarnos. Otras, en cambio, caminamos por el día como si fuésemos ese muerto que debió quedar en el lecho. Agazapado. Y llueve. Nos llovemos. De voraz llovizna y fango.




©Índigo – 2013 (nuria p. serrano), de trazos e imágenes.

10 comentarios:

  1. MAGISTRAL TEXTO, QUE INCITA A EXTERIORIZAR GRITOS!!!!!! FOTOS QUE INSPIRAN.
    BESOS

    ResponderEliminar
  2. Las fotos son realmente geniales pero, de cualquier modo me tengo que quedar con ese texto que he leído una y otra vez hasta que se ha clavado en mi mirada y más adentro.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. que preciosidade de palavras em acordo com essas mãos plenas de nascimentos e mortes da fotografia. muita delicadeza nos oferas, índigo. grande abraço!!

    ResponderEliminar
  4. Magnifico trabajo,Nuria.Has comvinado muy bien las imagenes con el texto,que dicho sea de paso,es muy bueno.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  5. ¿Puede la soledad, alada y libre, convertir el día a sus antojos? ¿Pueden coexistir la noche y el canto en una sola pieza bajo la llovizna?
    Sí, definitivamente, después de leer esto, lo creo.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Una prosa poética exquisita, existencialista y muy sensual al mismo tiempo. Muy bonita larva, veo que no te dan miedo los bichitos. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Bonito y sugerente trabajo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Decía oasis de paz porque así lo siento, tu casa debe ser puro trino de aves mansas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. La esencia, algo tan sencillo que con frecuencia se nos escapa... Besos.

    ResponderEliminar


  10. Algo tan pequeño y tan frágil, se siente desde aquí es fuerte. Y da temor.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.