miércoles, 30 de mayo de 2018

Ten paciencia, Filipa Leal



Ten paciencia. Llevas 34 años diciendo
palabras; es natural que te canses
del oro cargado en los dientes postizos
del poema. Cállate un rato junto al mar
ya tan cansado de lirismo y de piratas que aman,
exhausto de motivos para la fina contaminación del verso.
Alquila un molino, compra cerezas frescas,
algo de embutido, el viñedo de los abuelos.
Llévate un kilo de castañas, el disco de la primera
separación, tus patines amarillos.
Y a ver si duermes. Es preciso dormir más aún que callar.
Pon rumbo a la costa con la maleta escueta,
riega suficientemente las plantas que vas a dejar morir,
ponte en camino, cállate un rato.
Y haznos, a todos, un favor:
no escribas ni una línea mientras estés allí.




nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2018, de las imágenes y la traducción de este poema original de Filipa Leal que puede leerse en portugués en el libro Vem à quinta feira, Assírio & Alvim, 2016. 

Breves notas sobre Filipa Leal:

Filipa Leal es periodista, guionista y poeta. Estudió periodismo en la Universidad de Westminster, Londres. Después, se graduó en Estudios portugueses y brasileños en la Facultad de Letras de la Universidad de Oporto. Publicó su primer libro «lua-polaroid» (ficción), en 2003. Se inició en la poesía en 2004 con «Talvez os Lírios Compreendam» (Cadernos do Campo Alegre). Luego, publicó, «A Cidade Líquida», «O Problema de Ser Norte», «A Inexistência de Eva» e «Vale Formoso» (2012). En 2014, publicó «Adília Lopes Lopes» (Não-edições); en 2015, el manifiesto "Pelos Leitores de Poesia" (ed. Abysmo) y, en 2016, «Vem à Quinta-feira», (ed. Assírio & Alvim). En 2007, el periódico portugués Expresso la situó entre las 27 nuevas promesas de las letras portuguesas, y, en 2010, en una lista de 10 talentos para la próxima década. Si queréis "indigar" más sobre ella y buscáis en la web, podéis encontrar algunos de sus poemas traducidos al castellano y, además, que yo sepa, en versión bilingüe (castellano y portugués) podéis leer La ciudad líquida.

4 comentarios:

  1. Excelente imagen a medio camino entre la foto y el carboncillo.
    Un abrazo Núria

    ResponderEliminar
  2. Gran foto para este bello poema.
    Y ahora cuando llegue a la costa, miraré por si veo a alguien con una escueta maleta ;)
    Volveré Nuria.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado ese poema, además me ha llegado muy, muy dentro me lo coy a gaurdar con tu permiso .
    Tus fotos, ya sabes que las admiro no te puedo decir otra cosa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hay un lugar para posar los pies y sentir el fuego, el agua y el aire de la tierra que se pisa. También hay un espacio para la quietud, la introspección y el amanecer a un nuevo aliento. Dos fotos que me hablan en susurros, como tu. Un abrazo

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.