Les couleurs de la terre - VI



Comentarios

  1. A veces hay que sumergirse en otros mundos que a la vez están en este ( sin llamar demasiado la atención) y a través de la mano de alguien que nos los muestre, ver la belleza de la vida y el vivir.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Pequeñas señales de vida que se sumergen en ese color que brilla para recibirlas y mantenerlas.
    Como una madre con sus hijos, todo es poco, nada es nunca mucho. Un abrazo grande grande.

    ResponderEliminar
  3. La mística de lo radicalmente auténtico.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.

Entradas populares de este blog

Los verdaderos poemas son incendios, Vicente Huidobro

A mi casa usted vendrá, Jacques Prévert

O teu rosto, António Ramos Rosa