lunes, 25 de abril de 2011

Ataúd II - José Rui Teixeira

Ataud, José Rui Teixeira

Hubo un tiempo en que yo desconocía el miedo.
Los días eran como mandarinas en las letanías
de julio y mi madre buscaba en el fondo
de la mañana mi cadáver. Su cuerpo pendía
sobre una secreta forma de arrepentimiento,
orgánica como lamentaciones en las paredes del esófago.

De pronto, la palpación de un soplo, un temblor.
Los frutos en el suelo antes de tiempo, un amor inconfesado
O una rara proporción en los segmentos blancos de los dedos.

Mi madre retenía entre las manos la aterradora
exactitud de la muerte. Durante años la guardó
como una cuchilla en el corazón.

Un día, un gato escatológico escribió su
nombre. Creí que podía ser Dios. Apreté mis manos
contra los higos con miedo del invierno.

Índigo (nuria p.serrano) de esta versión del poema de José Rui Teixeira: Ataúde II, de su libro Diáspora, Ediciones Cosmorama.

7 comentarios:

  1. Precioso blog.
    Quero voltar com mais tempo para desfrutar de todas as postagens.
    Um abraço.

    ResponderEliminar
  2. Querida Índigo, yo también tuve un tiempo que desconocí el miedo, todos lo hemos tenido. Lo terrible es conocerlo...dejamos de ser niños.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno, Índigo, que voy a decir del texto. Magnifico, pero hoy quiero quedarme en las imágenes. Espectaculares con ese trabajo de procesado bien tratado y con un virado precioso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las fotos sobre todo la chopera y la calavera. El poema realmente intrigante y misterioso.

    ResponderEliminar
  5. Lo malo de conocer el miedo, es tal vez, dejarnos dominar por el.

    Hermoso el juego de palabras e imagenes, como siempre.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Intenso,conmovedor y provocador me ha parecido este poema. Preciosamente bien dicho e inteligentemente dicho. No conocía a este poeta, gracias por dármelo a conocer.
    El miedo, siento, es la raíz más profunda del dolor psíquico humano. Seguramente lo heredamos de nuestros primeros ancestros arrojados a la sobrevivencia y al descubrimiento de la propia conciencia. Nacemos con el ataúd a cuestas, vida y muerte son hermanas.
    Mi abrazo y mi contento por tu presencia en mi blog!

    ResponderEliminar
  7. Ese justo tono de sepia! Ese es el que me gusta a mí. Me encanta pasarme por tu blog (aunque no lo pueda hacer tan a menudo)

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.