Viento y arena




Aún no sabe tu boca

de mi arena
ni de la sal que derrochan
tus alas


cuando se desploman,
ávidas,
entre mis piernas.



Índigo, de imágenes y trazos.

Comentarios

  1. Y esa boca que espera, por tus sabores y goces, volará de sus laberintos y de sus calles difusas, -donde sin saberlo- se encuentra extraviada, para elevar el vuelo y confundirse en tus caderas.
    Besitos mi querida Índigo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.

Entradas populares de este blog

Poema a la madre, Eugénio de Andrade

Los verdaderos poetas son de repente, Gonzalo Rojas

Those who don’t believe in magic will never find it. Roald Dahl

25 de abril, Sophia de Mello Breyner Andresen

El cuerpo no espera, Jorge de Sena

Plano, Nuno Júdice