lunes, 24 de octubre de 2011

Oda a la incomprensión, Jorge de Sena



Oda a la incomprensión

De todas estas palabras, no quedará, bien lo sé,
un eco que después de mi muerte
las diga vagamente por mi boca.
Todo cuanto soñé, cuanto pensé, sufrí
o no soñé, o no pensé
o apenas sufrí de no haber sufrido tanto
como aterrado esperara-
ningún eco habrá de otras canciones
no dichas, guardadas en los corazones
ajenos, palpitando, extrañas al hálito del poeta.

No por mí. Por todo lo que para palpitar
no encontró eco. Por todo lo que
para palpitar quedó en silencio, inmóvil
-y me duele como ausencia de música
no tocada, no escuchada, ritmo suspendido,
eminente, sentenciado, y me duele
dolorosamente, amargamente, en la distancia
del saber tan claro, de la visión tan lúcida
que hace tanto asola el acompasado ardor,
de las vibraciones de la sangre entre cuerpos cercanos.

Hace tanto, amor, que te quise desde mi imperfección,
desde mi crueldad, desde esta miseria de ser a intervalos
la inmensa cumbre en que me arrebatas
-mi pálpito de imagen a la orilla de la alegría,
mi reflejo en las aguas tranquilas de la libertad imaginada-,
hace tanto que ya ni mis errores regresan
como verdad para envenenar el día a día ajeno.
Tanto hace, amor, hace tanto.
¡¿Quién después de tanto alguna vez regresa?!
¿Y quién, imagen mía, fue contigo?
(¿De mí a ti, de ti a mí,
quién después de tanto alguna vez regresa?)

________
 Índigo  (nuria p.serrano) de  las imágenes y de esta versión al castellano de un poema de Jorge de Sena.

9 comentarios:

  1. Magnífico poema en el que me siento identificado en gran parte de su contenido. Me encantan esos cardos secos, quizás también incomprendidos en su especial belleza. Desde siempre me han atraído, de hecho yo también tengo, incluso algunas desde mis primeras fotos.

    ResponderEliminar
  2. Las fotos son como siempre estupendas, pero esta noche me quedo con los versos.
    Hacen pensar y uno no puede dejar de sentirse identificado.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  3. De todo lo vivido, de todo lo amado, de todo lo sufrido...cardos cruzan el alma...De todas las palabras, de todas las razones, de todas las pulsaciones del corazón...cardos punzan el alma.
    Bella elección querida Índigo, y esos cardos que ya conozco demasiado.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Tus fotos y tu poema son excelente ..muy bien acompañadas..
    Me meto en tus versos..y leo y pienso...¿quien después de tanto alguna vez regresa?..
    me encanta
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. La conjunción entre los poemas y tus fotos un remanso para el alma aunque esta vez nos hables de incompresión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No conocía ni el poema ni el poeta.
    Me ha gustado.
    Gracias por divulgarlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola indigo........nada regresa ni nadie vuelve cuando su alma esta en buen recaudo..el sufrimiento y la nostalgia solo es un reflejo de lo que nos atemoriza antes y despues de algo que teniamos y ya no lo esta o supuestamente queremos que vuelva ... por lo tanto la direccion que dicta mi alma solo me lleva a un camino ..... no mirar nunca atras ...un abrazo y preciosos textos con una serie de fotografias muy bien acopladas al post...un saludo.

    Bird.

    ResponderEliminar
  8. La incompresión es una mala pasada,,,y el que no te escuchen mas..un abarzo desde Murcia..seguimos...

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.