domingo, 20 de noviembre de 2011

Antes de caer



Antes de caer, te alzaste,
en difusa mariposa,
palpando leVemente
el azul.
Luego, resbalaste
entre marrones.


¿Seguías siendo tú?

Índigo, de trazos e imágenes.

9 comentarios:

  1. Seguramente era ya alguien distinto, cabe mucho tiempo y espacio entre estos versos.

    ResponderEliminar
  2. O se esta en el cielo o se esta en donde ya sabemos todos...logicamente no creo que nadie cambie,,,,ya a ciertas edades no cambia ni dios...por mucho que nos empeñemos no hay nada que hacer,,,,por lo tanto si es un sueño es algo que esta bien..pero cuando despiertas y ves la realidad supongo que lo mejor es tomarse un buen cafe,,,,,las dos fotos muy buenas...un abrazo indigo y buena semana.

    ResponderEliminar
  3. Yo también pienso que seguramente ya no sería el mismo.
    Unas fotos preciosas.
    Buena semana y un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Esa es una disquisición filosófica muy profunda. Yo soy del pensar que siempre somos nosotros, a pesar de las edades, a pesar de que nos corten un brazo, etc. quizá no abrí la mente, quién sabe.
    Saludos indigos.

    ResponderEliminar
  5. que forte encontro do azul com o amarelo, da flor com o céu... da poesia com os meus sentidos.
    muito belo.

    beijos, querida!

    ResponderEliminar
  6. Preciosa foto y contraste de color.
    Me gusta mucho
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Y he caído otra vez, y he vuelto a morder la tierra con mi boca. Y he sentido el choque de mi carnes con las piedras, y he sangrado y esa sangre tiñó las hojas naciendo los ocres-rojizos que las pintan. Y desde ese brutal choque, continúo siendo yo, siempre yo con golpes y cicatrices.
    Besitos mi querida Índigo

    ResponderEliminar
  8. No, Ya no seguía siendo la misma, después de una caída así ya no se puede ser igual. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hoy he estado fotografiando hojas amarillentas sobre un claro cielo azul, como las tuyas y paseando por mantos de hojas marrones. Besos.

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.