miércoles, 7 de noviembre de 2012

Cal y costra





Ya soy vieja. 
Los años han ajado mis maderas. 
Mi candado acumula algún que otro óxido 
y algunas huellas.
La cal que antes vestía mis bordes ya no se enjalbega. 
La cubren grafitis en verdes y rojos, descoloridos, añosos. 
Mi piel se curte, se arquea. Sin embargo, sigo viva, aunque muera. 
Soy la costra de la puerta que abre la gatera 
donde habitan mis gatos 
y una sombra certera. 


© Índigo, de imagen y trazos.

10 comentarios:

  1. Además de lamento y experiencia eres nubes y poeta y luna y holocausto y por supuesto ojos y aún eres inocente si escribes tus golpes de la vida.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Eres tantas y tantas cosas que no quedaría espacio para ir diciendo.
    La foto es magistral.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Maravillosa... esta es muy buena, me encanta, excelente B/N, te felicito Indigo. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Eres eterna, sólo eso, eres eterna.

    Bs.

    ResponderEliminar
  5. Ah poeta!!!.. e excelente foto!!
    Beijinhos e saudades querida

    ResponderEliminar
  6. Tu hija tiene a quien parecerse al escribir tan bien.

    Vieja no, poeta sí.
    ¡Precioso! Has conseguido unas figuras muy buenas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¿Vieja?, tú, tú mi querida amiga. Viejas serán las montañas, las rocas de granito, las estrellas, las algas de mis mares, más tú, más tú mi costra de añiles, eres libélula que cruza el tiempo.
    Si la piel avanza en su camino, el pensamiento vuela y se desarrolla en el corazón, y allí, no existen óxidos que la degraden.
    Precioso texto amiga mía, de todo lo que te he leído, es lo que más me ha encantado.
    Besitos mi reina.

    ResponderEliminar
  8. solo te puedo decir que de aquí siempre me voy contenta y con el alma mas llena!

    un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  9. Para mi es una obra de arte y de exquisita sensibilidad. Cada vez que la miro me gusta más. Besos.

    ResponderEliminar
  10. *..no sabía
    entonces,
    ya sé del portal la costra
    y de tus años,
    la nube
    y de tu nube, agua límpida
    y de tu puerta,
    la aurora*
    Ahora sí sé. 2014, julio

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.