Oquedad y telares





Cuando se astilla en mil y una orfandades
y los añiles se anudan en ocres y oquedades,
Ella, solo ella, la sacia, la asombra, la colma.

Se yergue entonces entre cumbres y telares.
Y deja que sus brazos la circunden, la azoren,

la cerquen, la engalanen, la calmen, la sacien.

Y la mudez vuela en humedad monótona
hacia un vidrioso tapiz de hojarasca y mares.






© Índigo, de trazos e imágenes.

Comentarios

  1. Tan poéticas como tus bellas palabras. Poema e imágenes se complementan de forma exquisita. besos.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho este poema y qué decir de esta maravilla de imágenes.

    Una gozada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Perfecto. Esta noche no hay nada más que añadir.
    Perfectas las imágenes y perfecto el título que les has dado.
    De lo más hermoso que he visto por esta tu casa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Imagens e palavras, um encanto!!
    Mil besos querida amiga

    ResponderEliminar
  5. Miles de caminos que se entrecruzan... Besos.

    ResponderEliminar
  6. la mudez vuela en humedad monótona
    Lo he leido muchas veces.¡Precioso! Como ya te han dicho de lo mejor que he leido en tu casa.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Belas fotografias...Espectacular....
    Cumprimentos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.

Entradas populares de este blog

Explicación de la eternidad, José Luis Peixoto

Respuesta, José Hierro