viernes, 7 de febrero de 2014

La traducción... según Juan Gelman


 ©Índigo - 2014 (nuria p. serrano) de la imagen.



EXERGO,  ©Juan Gelman, en Com / posiciones (París, 1984, 1985)

llamo com / posiciones a los poemas que siguen porque los he com / puesto, es decir, puse cosas de mí en los textos que grandes poetas escribieron hace siglos, está claro que no pretendí mejorarlos, me sacudió su visión exiliar y agregué - o cambié, caminé, ofrecí - aquello que yo mismo sentía. ¿como contemporaneidad y compañía? ¿mía con ellos? ¿al revés? ¿habitantes de la misma condición?

en todo caso, dialogué con ellos, como ellos hicieron conmigo desde el polvo de sus huesos y el esplendor de sus palabras, no sé qué celebrar más: si la belleza de sus versos o la boca vital con que la hicieron, pero ambas se confunden y me dan pasado, rodean mi presente, regalan porvenir.

tal es el misterio de la palabra humana. procede, cualquiera sea la lengua, del mismo vuelo entre la oscuridad y la luz y así las consubstancia: es oscura su luz, clara su oscuridad, con cada lengua, cada grupo humano abrió una boca para que el vuelo sea posible y comprueba a cada instante su lentitud, y cómo se desangra y lo que hay que trabajar.

traducir es inhumano: ninguna lengua o rostro se deja traducir. hay que dejar esa belleza intacta y poner otra para acompañarla: su perdida unidad está adelante.

lo de la torre de babel fue eso: no discordia esencial sino ciencia parcial de la palabra. la realidad tiene mil rostros y cada cual, su voz, ciencia, pero también paciencia para que el rostro y su palabra se levanten del miedo que los ata al amor que los une. el tiempo y su dolor como paciencia arden al fondo de la noche donde cada palabra es astro frío, sol que está por venir.



Y así el poeta nos presenta la belleza de la/s lengua/s y la traducción de poemas en su libro Com / posiciones, dedicado a José Ángel Valente. e incluido en Juan Gelman, Poesia Reunida, Seix Barral.

15 comentarios:

  1. Pensamientos, poesia, sentimientos, palabras... belleza.
    Excelente imagen para ilustrarlo todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Esa el gran virtud de la palabra humana Nuria....Logran a través de ellas, que sintamos las emociones y la belleza que expresan.
    Preciosa imagen.
    Buen fin de semana.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo, traducir es inhumano, es querer y no poder, expresar en otra lengua algo que nace de una distinta, resulta muy complejo.

    Ese fuego es maravilloso, me gusta ese rojo hechizante.

    Buen finde.

    ResponderEliminar
  4. Es una fotografía majestuosa!
    Aunque Gelman dice que es inhumano la traducción, siempre aunque no exacto es conveniente conocer el mensaje.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. La foto es toda una alegoría a la traducción. Primero el fuego, detrás quien lo alimenta traduciendo la primera llama.
    Gracias a grandes traductores he podido leer grandísimos poemas y textos que de no haber sido reconvertidos hubiesen pasado de largo entre mis manos.
    Un abrazo enorme y gracias por traducir.

    ResponderEliminar
  6. Siempre he pensado que traducir tiene algo de magia, porque se debe intentar reflejar lo que el autor en su lengua natal escribió. Como definición de traducción queda aquello de dialogar con los versos e intentar exprimir su sentido pero; choca con aquello que es inhumano traducir, entonces, solo queda la palabra paciencia como intento.
    Un abrazo amiga mía.

    ResponderEliminar
  7. Tarea ardua y dificil la traducción nada más y nada menos que conseguir que el lector sienta la misma pasión por el traducido que hubiera sentido por el original con sus puntos y sus comas, traducir a los pies de una hoguera como la que nos presentas en esta bonita y más que sugerente fotografía debe ser inspirador, pocas cosas se me ocurren más placenteras que vivir aunque sea un ratito a la vera de una chisporroteante candela y llegar a casa con las ropas oliendo a naturaleza, gracias por recordarnos através de tus imágenes cosas tan sencillas pero tan vitales y que en algunos casos se van perdiendo por el ritmo actual de vida, un abrazo.

    ResponderEliminar

  8. No sé si la foto representa el fuego purificador... o el creador de una nueva belleza.
    Por inhumano que sea el traducir, y no lo creo, es la única posibilidad que tenemos para meternos en la piel de otras personas capaces de aportarnos algo, desde simple entretenimiento, hasta belleza o enriquecimiento personal.
    Difícil es ser traductor... es intentar, por un tiempo, estar en el alma ajena.

    · BB·AA

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
  9. Me encanta ese fuego....Nos da tanto!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. UN POST QUE CONSTRUYE. GRACIAS POR COMPARTIRLO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  11. Hola Nuria.La foto muy bella...con algo de misterio....en lo de traducir....Estando ya en Francia, desde FB franceses han empezado a visitar mi blog...pero siguen pasando mucha gente de habla castillana...así que casi no escribo en el, por lo de tener que poner las cosas en dos idiomas....
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta cuanto transmite esta fotografía.
    Interesante exposición sobre la traducción...pero ciertamente sin ella, como bien comenta ñOCO, nos sería difícil introducirnos en la piel de otras personas para percibir lo que quiere transmitir.
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias a tod@s por vuestros comentarios. Como explica Juan Gelman, toda traducción o com posición, como él la llama, es una sacudida, una emoción, una visión que nos toca y nos lleva a recomponer las palabras de otro poeta o de otro autor. Es cierto que Juan Gelman afirma que la traducción es inhumana pero, a mi parecer, va mucho más allá de eso y no hay que ceñir la interpretación de este texto a esas dos palabras. Quizá con ellas se refiere más bien a la dificultad de restituir la palabra dicha en otro idioma y, aun así, como él mismo dice, la traducción es diálogo, paciencia para lograr que las palabras, aunque sean otras, también ardan en el otro idioma. Algo así como hacer que el poema en un idioma arda y se haga ceniza, renaciendo de sus cenizas y convirtiéndose en un ave fénix en un idioma distinto. Difícil sí, imposible, no. Un abrazo a tod@s y gracias por vuestras reflexiones y vuestro paso.

    ResponderEliminar
  14. Maravillosa foto con la magia del fuego captada con gran fuerza poética! Besos!

    ResponderEliminar
  15. Sí después de leer esto me ha venido a la mente recordarte estos versos que, seguramente, tantas veces has leído y escuchado.


    Si he sufrido la sed, el hambre, todo
    lo que era mío y resultó ser nada,
    si he segado las sombras en silencio,
    me queda la palabra.

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.