viernes, 9 de septiembre de 2016

A mi casa usted vendrá... de Jacques Prévert



Al menos tres grandes pasiones mías han ido conformando gran parte del imaginario de este blog desde que nació en 2010: la poesía, la traducción y la fotografía. La fotografía es mi devoción más joven: su primer guiño lo recibí en 2008. La palabra y la poesía han formado parte de mi universo desde que tengo recuerdos. La traducción llamó por primera vez a mi puerta a los 14 ó 15 años, cuando traduje un extracto de la Eneida del latín al castellano.

Hoy os dejo una entrada retrospectiva con mi traducción de uno de los poemas que forman parte de la cabecera de este blog: Dans ma maison tu viendras... del poeta francés Jacques Prévert. En esta entrada de 2010, solo incluí el inicio y el final del poema. Luego, en otra entrada de 2014, traduje el poema completo y lo acompañé de dos imágenes en las que se puede apreciar la evolución en mis fotografías.


Así comienza el poema:

A mi casa usted vendrá 
En realidad no es mi casa 
No sé de quién es 
Entré sin más un buen día 
No había nadie 


Solo unos pimientos rojos pendían en la pared blanca
Me he quedado mucho tiempo en esta casa 
Nadie ha venido 
Pero todos y cada uno de los días 
La he esperado a usted
No he hecho nada 
Quiero decir nada serio

(...)

Y así termina:

A mi casa tú vendrás
Pienso en otras cosas pero en realidad solo pienso en eso
Y cuando hayas entrado en mi casa
Te quitarás toda la ropa
Y te quedarás inmóvil desnuda erguida con tu boca roja
Como los pimientos rojos que cuelgan de la pared blanca
Y luego te tenderás y yo me tenderé a tu lado
Y ya está
A mi casa que no es mi casa tú vendrás.


Fotografía y traducción: nuria p. serrano, Índigo Horizonte 2010. Extracto de un poema de Jacques Prévert. Primera edición de esta entrada: Índigo Horizonte 2010. Reedición: Índigo Horizonte 2016.

9 comentarios:

  1. Bello texto, no más que bello, sublime... Gracias por traducirlo,te quedó cadencioso y no perdió la fluidez de sus letras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Bonjour Indigo,
    Merci pour ce magnifique poème de Prévert!
    Et la photo qui l'illustre me touche et me rappelle des images de mon pays...
    Merci encore et très belle journée

    ResponderEliminar
  3. Preciosos versos, muy bella poesía, gracias por traducírnosla, y acercarnos más a su autor.

    Besos, feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. *...porque no fue previsto huir
    sino abrazarse a la estancia*

    ( feliz tiempo!)

    besos

    ResponderEliminar
  5. Una hermosa poesía, me ha encantado, y la foto le va perfectamente.
    Un fuerte abrazo Nuria.

    ResponderEliminar
  6. Una evocadora imagen que no desmerece en absoluto el maravillo texto que la acompaña.
    Un fuerte abrazo Núria

    ResponderEliminar
  7. Una mirada a lo más alto. Una luz que asoma por la balaustrada y que casi alcanza a dejarnos ciegos y luego una espera. La espera de quien confía, una espera de quien sabe que esa casa que nunca es nuestra, se llenara de "cuerpos" desnudos al lado de los que solo queda descansar porque cuando lleguen, habra llegado la paz interior que siempre se espera.
    Maravilloso como siempre Indigo. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  8. Gracias por darme a conocer este pomea, gracias.

    Ya sabes que no entiendo de fotografía, lo único que te puedeo decir es que me encantan todas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me alegro de tu vuelta Nuria, aunque sea recordando entradas de años anteriores, no es una mala práctica, muchos de los que te siguen ahora no conocían tu blog en aquellas épocas y ahora pueden ver esos trabajos tan magníficos como el que nos muestras.

    Un beso y seguimos adelante.

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.