jueves, 1 de junio de 2017


Cuando la muerte vino a buscarte, yo aún rezaba. Era mi rezo un monótono cántico que te cantaba. Luego, llegó la tarde y llegó la noche y la mañana. Tú ya no estabas. En el cuarto pequeño su voz temblorosa rasgó mi mirada. Desde entonces te canto y, aunque todo es ya rictus de un recuerdo vago, aún sigo trazando el pétalo blanco de nuestro abrazo. 





nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de trazos e imagen. 



7 comentarios:

  1. *por que la muerte, ese extraordinario pasajero,
    acomode a placer a sus impropias vidas*
    'la plegaria y el abrazo'

    Bss

    ResponderEliminar
  2. Bellísimo y suave difuminado le has dado!!
    Gracias Nuria.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Un maravilloso y delicado detalle, que aún lo es más, escuchando a Du Pré.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Jo, el texto estremece.

    Y más acompañado de la música.

    La foto me parece preciosa-preciosísima, de una belleza íntima y delicadeza que también estremecen, pero en otro sentido.

    Un beso Nuria.

    ResponderEliminar
  5. A mi también me ha estremecido el texto y la foto tampoco te deja indiferente.

    ResponderEliminar
  6. El estremecimiento que produce lo profundo y sentido de las letras se dulcifica con la suave caricia de la imagen al ritmo lento y melancólico del chelo de Jaqueline!

    Como si el recuerdo que permanece se hubiera sublimado en algo tenue e íntimo. Precioso!!!


    Un beso grandísimo artistaZa!!!

    ResponderEliminar
  7. Ufff, tremendo texto de un momento que no se olvidará jamás pero de alguna manera endulzado por ese blanco impoluto de la foto, como una suave caricia.

    Nuria, enhorabuena, una entrada grande, grande.

    Besos.

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.