Habito un lugar de tránsito.
Circulo entre puentes y meandros.
El frío seco y árido me hiela las manos.
Me detengo: la luz baña los campos.
Por la rotonda cercana, los coches van pasando.
Alguien camina del otro lado.
Oigo el trino breve de algún pájaro.
A lo lejos, ladridos y carámbanos.
Avanzo despacio.
El sol de invierno vigila mis pasos.

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2017, de los trazos.

Comentarios

  1. Me gusta mucho este andar tuyo, me quedo pensando en el primer verso y su verbo y, me pregunto, si entre tanta prisa, tanta pantalla que mirar, tantos clic que pulsar...
    Me pregunto, si en verdad somos conscientes de habitar antes de partir.
    Gracias y abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Lo importante es avanzar, aunque sea despacio, bajo ese sol que vigila nuestros pasos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Habitamos un lugar de transito amiga Indigo. Y la vida va pasando y dejando sus huellas imborrables, pero ciertas hasta la extenuación y por eso, tan nuestras. Un abrazo b

    ResponderEliminar
  4. Poco a poco el frío va llegando, el invierno empuja a este otoño raro que hemos tenido, el tiempo va pasando y no nos damos cuenta. Me encanta tu poema.

    Feliz semana, Nuria.

    ResponderEliminar
  5. Me gustan mucho esos versos... y la música de Liszt, el complemento perfecto.
    Un abrazo Núria

    ResponderEliminar
  6. ·.
    Indudablemente, tus poemas está llenos de sensibilidad.
    El sol del invierno vigila tus pasos, que saben que esperan un Sol Invictus, pronto.

    Un beso

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.

Entradas populares de este blog

Les couleurs de la terre - IV

Si me conmoviese el amor, Francisco José Viegas

Si fueses pájaro batirías las alas para destruir la trampa, Daniel Faria

23 de abril

Necesitaba hablarte al oído, Daniel Faria