Praia de Carnota II: La cathédrale engloutie


Comentarios

  1. Y aunque no cupiera, la liberación daría rienda suelta a
    al espacio virgen de una playa

    ResponderEliminar
  2. El azul nunca te abandona. Extraordinária!
    Un abrazo Núria

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.

Entradas populares de este blog

HAN DE JUNTARSE LOS CUERPOS CON LAS ALMAS, Cristina Cabada Xiadás

BORGES Y LOS TIGRES – Eugénio de Andrade

VIVIR, SOÑAR... María Argentina Serrano

Paréntesis, Casa Frágil, Ida Vitale

Pensamientos, Fernando Sabino

Los verdaderos poemas son incendios, Vicente Huidobro