Les couleurs de la terre - XVII



Comentarios

  1. ... y aquel golpe de fuego, abierto en llama, buscando una razón que calentar como un presagio de aquello que sería la noche.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  2. Mucha vida en rojo pasión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El rojo me encanta y tú lo muestras ¡tan sutil y tan lindo!
    Abrazos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.

Entradas populares de este blog

Poema a la madre, Eugénio de Andrade

Los verdaderos poetas son de repente, Gonzalo Rojas

Those who don’t believe in magic will never find it. Roald Dahl

25 de abril, Sophia de Mello Breyner Andresen

El cuerpo no espera, Jorge de Sena

Plano, Nuno Júdice