Signos






Comentarios

  1. Me cuesta distinguir lo que es, parecieran restos de arbustos al subir la marea.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Muy curiosa la imagen, te deja con la intriga, además de su belleza serena, relajante, sobre ese luminoso azul. Me gusta:)
    Un beso, Nuria ;)

    ResponderEliminar
  3. Signos insignificantes pero, que abren un paisaje que habla de tiempo y espacio.
    Tal vez sea solo un único signo que se oculta a la espera de una mano tendida.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  4. Me gusta no entender porque me da la posibilidad de imaginar. Yo veo formas y su espejo en el agua. Encantamiento y magia.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. ·.
    Deliciosa animación, casi una abstracción con una delicada música.
    Me ha gustado ver lo que se puede hacer con un poco de algo y un mucho de creatividad.
    Un abrazo

    LMA · & · CR

    ResponderEliminar
  6. Cuanto dices con tan poco. La aminación me ha gustado.


    Bueno ahora parece que sí Nuria.
    Esto es de locos tal como se estropeó solo se arregló. Además me fastidiaba porque entraba en los blog escribía el comentario y al darle a publicar desaparecía.
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Algunos dicen que la poesía primero se siente y luego se entiende y eso pasa con estás fotos primero se admiran , y luego se les intenta buscar significado si se puede . Un abrazo y gracias por pasar por mi blog.

    ResponderEliminar
  8. Bonito triángulo visual.

    Abrazote utópico.-

    ResponderEliminar
  9. Libre de interpretación...mar...aire...un espacio infinito con unos elementos en suspensión ...o no !!!! una delicia visual.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Vuelvo y quiero pensar que estás bien y ocupada en cosas que te gustan, aunque me vaya sin saborear de nuevo tu arte. Muchos besos y mis mejores deseos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.

Entradas populares de este blog

Este poema no tiene cura, Cláudia R. Sampaio

Del olvido, Eugénio de Andrade

Los verdaderos poemas son incendios, Vicente Huidobro