sábado, 15 de enero de 2011

Ojos de liquen y arena


¡Te sienta tan bien enrojecer!
¡Lamo tus ojos de liquen
y arena!
Veo tu piel erizada,
tus poros abiertos,
desgranando perlas.
Tu cuello se tensa.
Tus ojos se vuelcan.

¡Te sienta tan bien enrojecer!
¡Palpo tus ocres de alga
y marea!
Tus humedades de miel me alientan.
Sorbo tu esencia.
Recorro tus sendas.
Bebo tu néctar.
Me turbas y domas.
Me quemas.

Y enardecida te bebo,
ávida del generoso vino
que me entregas.
Y transmutada me olvido
de tantos y tantos granos de arena.


Y como pequeño insecto, se enreda entre musgos y líquenes, diminuta y ajena, moldeando, entre sus patas, tenues y quebradizas bolas de barro, musitando suavemente sonidos de otras hojas secas, otras aguas, otros vientos, otras tierras: Je t'appartiens.



Índigo, de trazos e imagen. Pink Martini y Eddy Mitchell, de la música enlazada.

4 comentarios:

  1. beautiful!

    http://design-elements-blog.com/

    ResponderEliminar
  2. ¿Te he dicho alguna vez que me encantan tus trazos y me fascinan tus imágenes? Sí, te lo he dicho pero me encanta recordártelo, mujer índigo.Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. Nos sienta bien enrojecer, y evaporar las gotas de la piel en los labios. Nos sienta bien amar, con la intensidad de nuestro cuerpo. Nos sienta bien beber de su copa, el ansiado néctar frutoso...
    Precioso amiga...Nos has regalado un hermoso escrito, para el goce del alma.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu visita y me alegro que mis fotos sean de tu agrado. Preciosa poesía que te puedo asegurar que no deja indiferente. Ya me gustaría encontrar a una mujer que me dijese eso personalmente.

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.