sábado, 12 de marzo de 2011

Génesis, Jorge de Sena



De mí ya no hablo más: no quiero nada.
De Dios ya no hablo más:  no queda abrigo.
No hablaré tampoco del mundo antiguo,
pues nace y muere en cada madrugada.

Ni de existir, que es vida traicionada,
para sentir el tiempo andar conmigo;
ni de vivir, que es libertad errada,
y huye todo Amor cuando lo persigo.

Y la justicia ...-¡Cuántos que eran nuevos
en vano esperaron, pues no la vieron!
Y la eternidad.. ¡Transfusión de pueblos!

No hay verdad: el mundo no la esconde.
Todo se ve: mas no se sabe dónde.
Mortales o inmortales, todos mintieron.

Índigo (nuria p.serrano), de la imagen y de esta versión del soneto de Jorge de Sena titulado Génesis.

2 comentarios:

  1. Como siempre mi querida Índigo, nos traes poesía en letras mayores.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Bonita cascada, me recuerda a una que hay muy parecida en las Lagunas de Ruidera. La poesía excelente, pesimista pero muy real. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.