viernes, 9 de septiembre de 2011

El bucle de tu sonrisa


Abierta al mar,
dorada,
dulce de sal,
cuajada de dicha.

Te vi.


Mirabas.
Observabas.
Jugabas.

Te vi.



No supe, ni sé
ni sabré
nunca
 tu nombre.
Pero te vi.

Y aún late
el bucle de tu sonrisa
en mí.

8 comentarios:

  1. Existe un algo, que nos atrapa más allá de lo tangible, un algo que seduce en el armónico sonido de una sonrisa. Quizás nunca sepan, que su sonido nos ha inspirado; pero qué importa el registro queda en el ojo que observa y en las palabras.
    Besitos mi querida Índigo.

    ResponderEliminar
  2. belíssimas fotos e a terceira é de um instante muito especial. as palavras... as palavras são sábias ao dizer um pouquinho do que os olhos e os sentidos se encantam.

    um dia, índigo!
    um beso!

    ResponderEliminar
  3. Bellísimas instantáneas y bellísimas tus letras.Hondas.Abrazo marino

    ResponderEliminar
  4. Precioso poema y excelentes imágenes. Creo que ese sentimiento lo hemos tenido todos al menos una vez, aquí está maravillosamente expresado. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Lovely pictures and words. I know, I know.

    ResponderEliminar
  6. Precioso texto y muy bellas imagenes que aportas....a veces nos quedamos prendados de algo o alguien que por alguna razon nos produce una sensacion de complicidad envidiable...los niños forman parte de ese juego de miradas...y lo has captado muy bien...un saludin.

    Bird.

    ResponderEliminar
  7. Me hiciste recordar una de Fito: "te vi/ juntabas margaritas del mantel/ ya sé que te traté bastante mal/ no sé si eras un ángel/ o un rubí/ o simplemente te vi....

    Abrz.

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.