lunes, 13 de febrero de 2012

Húmedo vientre de hielo


Bebí del vientre fértil de la tierra.
Sus párpados gruesos, sus finos labios de acero.

¿Fascinación o quimera?
Sentí su suave humedad erizada.
Su rostro de hielo, su frágil y escueto cabello.
¿Fascinación o quimera?
Horizontes de agua en sus pómulos intensos.
Nariz roma, afrutada, acuosa, sedosa, pequeña.
¿Fascinación o quimera?

Sentí su yacente placidez: saberse puro fuego.
Vi su barbilla afilada y fúlgida, incendiándose de hielo.
¿Fascinación o quimera?
No sé. Ya no lo recuerdo.
Sólo advertí la incandescencia de unos dedos ávidos,
rasgando su rotundo y húmedo vientre de hielo.





Índigo, de trazos e imágenes.

9 comentarios:

  1. Me encantan esas fotos del hielo, como una escultura efímera. Tu poema precioso, pero me parece recordarlo de otro de tus post... o es una sensación de... Besos.

    ResponderEliminar
  2. El hielo es como una imagen capturada sobre un papel en blanco...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un poema muy "ardiente" que contrasta con esas maravillosas fotos de "vientre de hielo". Abrazos amiga.

    ResponderEliminar
  4. Fascinación sin duda, es esa sensación la que me llevo cada vez que vengo a verte!

    Un abrazo,
    Elena

    ResponderEliminar
  5. Es una quimera fascinada, sino cómo nos explicamos tanta belleza.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Belo, belo, Índigo!
    Poema e imagem.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¡Fascinación! Leer esas lineas y ver esas fotografías.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Creo que es fascinante y quimérico. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Maravilloso poema con tintes de sensualidad. Palabras ávidas poseídas de memoria.
    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.