domingo, 26 de febrero de 2012

Te alzaste diáfana mientras esperabas, José Rui Teixeira



Te alzaste diáfana mientras esperabas
el silencio purificado del fin. Me refiero
a una luz misteriosa, como la de la luna de oriente
o antiguos lupanares. La suspensión de un grito
sobre las islas o mañanas de lluvia.
pero me dijiste: partimos siempre más
de lo que llegamos. Yo permanecí parado
en la periferia del movimiento de tu cuerpo,
la muerte esparcida como ropa
por el suelo de tu cuarto.


Índigo (nuria p.serrano) de las imágenes y de esta versión en castellano del poema de José Rui Teixeira, que puede leerse en portugués en Diaspora, Cosmorama. Segunda Edición. 2011

6 comentarios:

  1. El mar, siempre tan gratificante.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que bonitos reflejos en el agua, da la sensación de moverse como un remolino. Que bonita la de las raíces/troncos retorcidas abrazándose, muy poética, con tus bellas palabras estoy seguro que podrías hacerle un bello poema. Besos.

    ResponderEliminar
  3. imagens poéticas a falar de um amor de água parada, como uma lagoa. una laguna que parece mar...

    tão bonito post!

    um abraço,
    querida índigo!

    ResponderEliminar
  4. Letras, imágenes, una brisa que se respira en este sitio. El ámbar de una ágata se desprende misterioso.
    Y vuelvo viejo y sabio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Profundo poema, realmente me hace pensar sobre mi vida y mi existencia. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Y la muerte como latido estático, como límite de lo posible, frente a la vida que es movimiento. ¿Qué hacer para vencer esa inevitable partida?... crear, transformarse, para ser otra vez VIDA. Las veces que sean necesarias.
    Un beso mi bella amiga. De a poco, retornando.

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.