jueves, 15 de marzo de 2012

Al fin has de ver, Mário Quintana



Al fin has de ver que las cosas más leves son las únicas
que el viento no logró llevarse:
un estribillo antiguo,
una caricia en el momento preciso,
las hojas deshojadas de un libro de poemas,
el olor que tenía un día el propio viento…



***Índigo de las imágenes y de esta versión del poema de Mário Quintana.***  Una de las libélulas que me habita me dijo estas palabras mágicas sobre el poeta: "Me has hecho recordar una historia. Cuentan que Mário Quintana, a veces, se ponía triste y se escondía durante días en su piso de Porto Alegre, donde vivía. Y cuentan que un poeta amigo suyo, cuando lo sabía, atravesaba la ciudad y le dejaba al portero del edificio donde Mário vivía, libros, cartas y quindins (que son unos exquisitos dulces portugueses). No pedía subir ni hablar con su amigo Mário; silenciosamente le dejaba esas pequeñas cosas para que Mário se sintiera acompañado…"  Otra me mostró un ejemplo más de la emoción por lo diminuto. A ellas les dedico hoy esta entrada, con emoción y cariño.


12 comentarios:

  1. Pues por esas libélulas tan hermosas que nos muestras, tus palabras y esa historia tan bonita.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. En la levedad de un beso, de una palabra emitida con dulzura. En la generosidad de un gesto, y en el abrazo que entrega más que calidez, está la grandeza de la vida. El resto mi querida amiga, el resto es putrefacto y estéril.
    Un besito mi querida libélula

    ResponderEliminar
  3. Yo no quiero que el viento se lleve la insípida paz que he logrado. No lo quiero. Pero no es tan simple.

    Bs.

    ResponderEliminar
  4. Las cosas más pequeñas son las que precisamente por su levedad se enganchan en los rincones donde perdura todo eternamente.
    Un abrazo enorme.
    PD: Y gracias, muchas gracias por aquello que tu y yo sabemos.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Preciosas tus libélulas, le van como anillo al dedo a ese exquisito poema. como también exquisita y sensible la amistad de ese amigo de Mario, el cual se merece todos sus poemas. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Que bien pillada, es difícil hacer este tipo de fotos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Bravo Indigo! Fotos lindas acompanhadas de um belo poema de Mario Quitana.
    Bom final de semana y un beso

    ResponderEliminar
  8. Volver a lo elemental de la vida, la vida misma en las pequeñas cosas.Preciosa poesía Indigo, y el relato de ese amigo de Mario Quintana
    que respeta los tiempos y sentimientos de quien sufre en silencio.Para seguir pensando en esta actitud tan pura y piadosa.
    Un saludo grande Indigo, que las libélulas sigan acompañando tu magia.

    ResponderEliminar
  9. Las fotografías preciosas y del texto ...que te voy a decir.
    Efectivamente el viento nunca podrá llevarse una caricia, un beso o un simple te quiero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Que tu vida no deje de tener libélulas que engrandezcan tus días y tus noches,Índigo, que nunca pierdas la capacidad de amar lo pequeño como lo haces frente a una cámara y las letras que nos dejas.Un abrazo enorme,amiga

    ResponderEliminar
  11. Aparte del poema, la segunda foto es linda.

    ResponderEliminar
  12. sí, esos azules eléctricos de las libélulas me gustan, son muy parecidos a los de algunas de mis fotos. Me ha gustado ver la oruga en mi foto, no la había visto antes. Besos.

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.