martes, 8 de noviembre de 2016

Dedicatoria, Nuno Júdice


DEDICATORIA 
Traducción e imagen: nuria p. serranoÍndigoHorizonte 2013.
Poema original: Nuno Júdice.

Para ti, de cuerpo abierto como la taza del
horizonte, donde se derrama el vino fresco
de la madrugada, es el poema que los dioses
olvidaron en una antigua encrucijada. Te leo,
con la voz del viento, cada una de sus 
palabras; y estas se desprenden del verso, 
como insectos luminosos, robando a tus ojos 
un escenario de claros y colinas.

En el suelo, donde la toalla del amor se extiende,
nacieron las flores inextinguibles de la mañana. 
Cuento sus pétalos en un ejercicio de lenta
matemática, dando color a cada número; 
tus dedos se tiñen de su fulgor,
robando a la tierra los verdes 
que la primavera declina, 
y al cielo los tonos de azul 
con que el verano llenó tu sombra.

Sacrifico al rigor de la imagen el perfil
que la transparencia sueña; y saboreo el agua
fresca del riachuelo que corre en tus labios
cuando me hablas y todas las aves se juntan
en tu regazo de nube. Después, cae lenta la túnica
de la tarde; y un resto de melancolía envuelve
el gesto que hace madurar el deseo,
como un fruto, cuando los cuerpos caen.

Tú, cuyas manos se liberan del espejo,
diseñando la línea que el sueño atraviesa.

2 comentarios:

  1. *..para cuando a la incandescencia le vierten chorros de viva luz*
    Entonces solo

    bss

    ResponderEliminar
  2. " Te leo,
    con la voz del viento, cada una de sus
    palabras; y estas se desprenden del verso,
    como insectos luminosos... "
    Tal vez libélulas fosforescentes como tú o bagalumes ( luciérnaga en galego ;)

    Precioso!


    Un besito y subo ...
    Siento no poder llegar a todo lo mucho y delicioso que publicas ... pero lo intento ;)

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.