Al borde del sueño, en la cima adivinadame ves. Revelas fotografías. Hablas y parece que mientes. Callas y parece que olvidas. En la infinita cumbre efímera escuchas el agua. Y el hielo. Pero escuchar no basta y ya solo de tus pestañas oyes ecos. Dices cuanto sabes y sientes. Y quedas sin alma, sin habla, balbuciendo. Debes aprender a callar. El fuego cuando se revela no se sabe revelar. Crees adivinar, pero adivinar no basta. ¡Si tan solo supieses adivinar y callar! Mas nada temas. Persevera: también tú serás efímera infinita. Y sabrás.

nuria p. serrano, ÍndigoHorizonte 2018, de trazos e imagen.


Comentarios

  1. Si escuchar es más que oír porque implica intención por parte del sujeto; lo que leo es como una protesta envuelta de belleza, arropada con tus finos trazos.
    ¡Lo que deben guardar las montañas!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Cuando la belleza nos rodea y hablo de la simple belleza del mundo. dejamos lo efímero para disfrutar de la plenitud que nos ofrece el mundo... la naturaleza es una de ellas. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.

Entradas populares de este blog

Carta a Josefa, mi abuela, José Saramago

Timidez, Cecília Meireles

Those who don’t believe in magic will never find it. Roald Dahl