Escogí la tierra para dormir
húmeda bermeja dura
nunca formé una palabra
nunca encontré la salida

Estoy vivo o estaré muerto
o estaré más allá abierto
entre las constelaciones salubres
de una gruta de venas vivas

Ya sin andamios el poema
dilacerado como un nervio
ha de acoger a ras del suelo
un ramo quebrado una hormiga
la baba de un caracol

La palabra que nunca fue dicha
no será flecha sino herida feliz
entre los dos polos del arco
que une el deseo al silencio de la luna

Nuria Pérez Serrano, de la imagen, y de esta traducción del poema de António Ramos Rosa cuyo original, Escolhi a terra para dormir se puede leer en portugués en: Numa folha, leve e livreAntónio Ramos Rosa, Lua de Marfim.

Comentarios

  1. He estado ausente unos días y no he podido pasear por esta Tierra de estos días.
    Ahora ya de vuelta, me encuentro con ese lugar que es principio y fin de todo y en el que los humanos vamos dejando nuestros viejos posos.
    Buenas fotos y claro el concepto.
    Me gusta tu nueva línea, tu vertiente recién estrenada. Yo voy contigo. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.

Entradas populares de este blog

El arte de la amistad

Podría haber escrito el temblor de tu respiración tan lejana, Daniel Faria

Te miro y no me ves, Maria do Rosário Pedreira