viernes, 29 de julio de 2011

El viaje



Antes de subirme al tren, vi, miré, reflexioné.




y, pese a las ventanas desvencijadas, y el tejado florecido de malas hierbas, me pregunté:



¿Acaso no empieza el viaje por esos cables que va tendiendo uno mismo, sabiéndolo, o incluso sin saberlo?

Índigo, de brevedad e imágenes.

5 comentarios:

  1. Buenas fotos y una reflexión interesante.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. En tu mirada está la pregunta y la respuesta. También el camino y todos los sueños con todos los caminos, con todos los pasos, con todas las manos, los ojos, los sueños.

    Muy bello y muy hondo, como sueles.

    ResponderEliminar
  3. Хорошие фотографии! Всё со временем приобретает такой вид

    ResponderEliminar
  4. Cables, conexiones, atracciones, complicidad...magia. Esa ruta que señalas querida Índigo es el cabo que une el principio de nuestra existencia, con un mañana que alcanzamos prematuramente a divisar.
    Un besito en lapislázuli.

    ResponderEliminar
  5. como as imagens que são vivamente impregnadas pelas inscrições do tempo nos tocam intensamente! lindas fotografias e palavras... abraços, querida índigo!

    ResponderEliminar

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.