Si me conmoviese el amor, Francisco José Viegas




Si me conmoviese el amor como me conmueve
la muerte de los que amé, yo viviría feliz. Observo
las higueras, la sombra de los muros, el jazmín
perfumado con la huella de tu mano, y dejo el día
 
caminar entre veredas, sendas cerca del río.
Si me conmoviesen tus pasos entre los demás pasos,
los que se pierden entre calles, los que abandonan
la casa y siguen su destino, yo sabría reconocer
 
 
la señal que nadie encuentra, el miedo que a nadie
conmueve. Te veo regresar del desierto, atravesar
templos, iluminar umbrales, llegar tarde.
 
Por eso, no me busques, no me encuentres,
no me dejes, no me conozcas. Dame apenas
el pan, la palabra, las cosas posibles.
De lejos.
 


ÍndigoHorizonte 2013, de las imágenes y de esta traducción del poema de Francisco José Viegas que puede leerse en portugués en: Se me Comovesse o Amor,  Ed.: Quasi, Colección: Uma existência de papel, ISBN: 978-989-552-319-1.
 
Primera edición de esta entrada: 06/02/2013, 10:56.


Comentarios

  1. Me conmueva tanto el texto como las fotos, la segunda me gusta ese encuadre tan original.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. De la métrica son mis estrofas preferidas los sonetos.
    Este es realmente precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Preciosas fotos en sepia que no dejan indiferente, sí conmueven tanto como el poema que las acompaña. Una sensibilidad exquisita. besos.

    ResponderEliminar
  4. siempre el temor de vernos expuestos al dolor... lo evitamos, pero creo que es ineludible, siempre hacemos contacto, incluso con plantaas y animales y cuando ellos se van... también sufrimos!!!

    ResponderEliminar
  5. Também a mim me comoveram tanto as tuas lindas fotos como esse texto maravilhoso.
    Beijinho grande

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Al comentar, procura siempre que tus palabras mejoren tu silencio.

Entradas populares de este blog

El pájaro cierra los ojos, Cristina Cabada

Solsticio

Explicación de la eternidad, José Luis Peixoto

Carta a Josefa, mi abuela, José Saramago

Para ser Grande, Ricardo Reis

Mirada...