Tempo de libélula - II



Entre sus ojos y alas, la sola respuesta:
habla solo cuando tu palabra
sea más dulce
que tu silencio.

Desde entonces callo.




Comentarios

  1. Cierto, la palabra se nos escapa, crece por su cuenta sin consultar con nuestro interés. Tal veza sea mucho mejor callar. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso lo que veo y lo que leo.
    Dicen que calla quien lo siente todo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esa libélula. Que dificil es hablar solo en el momento justo y necesario.Buen comienzo de semana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ·.
    Tendríamos que callar más, mirar más, sentir más...
    Disfrutar de tu impresionante imagen, y de Bach.
    Un beso, Nuria


    LMA · & · CR

    ResponderEliminar
  5. Mejor callar y admirar esta belleza.
    Buen miércoles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Preciosa la libélula por los colores y os detalles de las alas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo, muchas veces es mejor callar, la imagen excelente. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Es perfecta, misteriosa y parece que está en relieve, se aprecia hasta las sombras, qué delicadeza de poema, me encanta.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Una imagen muy bonita, el texto es para enmarcarlo,saludos amiga.

    ResponderEliminar
  10. Cuando la imitación supera a lo imitado podríamos hablar de plagio trascendente. O, como decía Borges - y, si no, lo afirmo yo-, siempre creamos a nuestros predecesores.

    ResponderEliminar
  11. Que linda!
    Nessa época por aqui há algumas.

    ResponderEliminar
  12. Una maravilla como has captado la libélula... espléndida toma ...y sí , menos hablar y mas observar

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.

Entradas populares de este blog

Poema a la madre, Eugénio de Andrade

Los verdaderos poetas son de repente, Gonzalo Rojas

Those who don’t believe in magic will never find it. Roald Dahl

25 de abril, Sophia de Mello Breyner Andresen

El cuerpo no espera, Jorge de Sena

Plano, Nuno Júdice